Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Getafe no encuentra los expedientes de 500.000 euros en gastos de la empresa municipal Gisa

El Ayuntamiento ha detectado pagos sin justificar en inserciones publicitarias o "ropa de deporte alcaldía"

El Ayuntamiento de Getafe ha detectado gastos de la anterior legislatura en la empresa municipal Gisa por valor de casi medio millón de euros, pero no ha encontrado los expedientes que los detalle, asegura la actual alcaldesa, Sara Hernández (PSOE). La mayor partida (100.000 euros) está bajo el epígrafe de “contratación inserciones de publicidad en medios de comunicación”, pero también hay pequeños gastos de unos 450 euros señalados como “ropa deporte alcaldía” o “balneario”. Gisa, cuyo objetivo es “dinamizar la actividad económica y contribuir a la creación de empleo”, también está siendo investigada por dos presuntos casos de prevaricación en la licitación de unas obras en 2013 y el contrato de un técnico en 2014.

Fachada del Ayuntamiento de Getafe.
Fachada del Ayuntamiento de Getafe.

La gestión del equipo de Gobierno de Getafe en la anterior legislatura, dirigido por Juan Soler (PP), se está viendo emborronada por una sucesión de indicios de irregularidades. Y muchos ellos pasan por la empresa municipal Getafe Iniciativas S. A. (Gisa), creada en los ochenta para “dinamizar la actividad económica y contribuir a la creación de empleo” en una de las ciudades más grandes del sur de la Comunidad de Madrid, con 175.000 habitantes.

Una de ellas son estos gastos sin expediente, que ascienden a 493.108,97 euros entre los años 2014 y 2015 bajo epígrafes como balneario, librería o ropa de deporte alcaldía. Aunque el gasto mayor es uno de 100.000 euros que corresponde a contratación de inserciones publicitarias, siempre según el actual equipo de Gobierno de Getafe, del PSOE.

Juan Soler, actor argentino

La alcaldesa y también secretaria general de los socialistas madrileños, Sara Hernández, asegura que Gisa fue “utilizada por el PP para aliviar los controles municipales” y ponerla “al servicio político de Juan Soler”. Por ejemplo, Gisa contrató a la empresa IPGlobal para realizar trabajos de “posicionamiento de marca” en Internet de las actividades de la empresa, por valor de 12.600 euros más IVA. Pero IPGlobal, según publicaron el pasado mes de marzo varios medios, creó páginas “webs zombi” (sin contenido real) para posicionar al alcalde Juan Soler. Su nombre, casualmente, coincide con el de un famoso actor argentino de telénovelas cuyo perfil aparece antes que el del político si se busca su nombre en Google, recuerda la alcaldesa actual: “Y esto su ego no lo podía soportar”, dice Hernández.

Desde el PP de Getafe, un portavoz defiende que la gestión de Gisa por parte del equipo de Soler “fue impecable”. Sobre la contratación de IPGlobal, defiende que “dado que el objeto social de Gisa es promocionar el municipio, es lógico dar proyección a la agenda, la actividad y la imagen del alcalde”. Asimismo, acusa a su vez al equipo anterior del PSOE (Pedro Castro fue alcalde durante casi tres décadas) de haber utilizado Gisa como “chiringuito para colocar a sus amiguetes”. Por eso, añade, cuando llegaron encontraron una empresa con un presupuesto y una plantilla “desorbitada”. Así justifican el recorte de 27 millones a cuatro de presupuesto y el despido de siete trabajadores.

La alcaldesa Hernández, sin embargo, lo ve como una “purga con motivos políticos” que además costó un millón de euros en indemnizaciones, sin contar con que hubo que readmitir a dos de los despedidos.

Asimismo, Hernández recuerda el resto de manchas que jalonan el historial de Gisa en la anterior legislatura y que, de hecho, están en los tribunales. María Luisa Gil, que fue gerente de Gisa entre julio de 2012 y diciembre de 2014, se enfrenta a un juicio por acoso tras la denuncia de un exempleado (visto para sentencia) y a otro por amañar presuntamente en 2014 la convocatoria de una plaza para poder contratar a José María Barahonda Moreno, hijo de un exsenador del PP y excompañero de bancada de Juan Soler, que hoy es diputado regional y senador.

Además, Gil se enfrenta a una investigación en curso en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Getafe por las presuntas irregularidades en la licitación en 2013 de las obras de reconstrucción de un teatro municipal. Una investigación que llevó a la policía a registrar el Ayuntamiento el pasado mes de marzo.

A pesar de todo ello, Hernández dice que no quiere prescindir de la empresa Gisa, sino que apuesta “por devolverle la dignidad” tras “los cuatro años más negros y más tristes de Gisa”. Porque, continúa, está convencida de que se trata de una buena herramienta para alcanzar el objetivo para el que fue creada, esto es, impulsar y apoyar “emprendimiento y el desarrollo empresarial” en la ciudad de Getafe.

Sin embargo, Gisa no consigue librarse del todo de la polémica. La concejal responsable de la empresa municipal al principio de esta legislatura, Mónica Cerdá, cuando iba a ser destitutida del cargo en un cambio de atribuciones dentro del Gobierno municipal, se resistió, y acabó presentando hace dos meses una denuncia contra la alcaldesa por coacciones. Enseguida la retiró y pidió disculpas, pero poco después, denunció públicamente nuevas irregularidades en Gisa que se están investigando.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información