_
_
_
_

Los médicos pide comunicar las bajas de forma automática a las empresas

El Colegio de Médicos publica un informe sobre los límites del secreto profesional tras estudiar el caso de Germanwings

Jessica Mouzo
Una paciente en la consulta del médico en una imagen de archivo.
Una paciente en la consulta del médico en una imagen de archivo.Isaac F. Calvo

El accidente del avión de Germanwings en marzo del año pasado supuso el germen de un intenso debate entre los médicos de medio mundo sobre los límites del secreto profesional. Las investigaciones policiales revelaron que el joven copiloto Andreas Lubitz, que estrelló deliberadamente el avión en los Alpes Franceses con 150 pasajeros a bordo, escondió a su empresa una baja médica por enfermedad mental. Tras un año de reflexiones sobre el dilema seguridad-privacidad y estudios sobre el sobre el secreto médico y la protección a terceros, el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) ha propuesto una serie de medidas para proteger a enfermos y ajenos sin faltar a la confidencialidad médico-paciente. Los médicos han pedido a las autoridades estatales y europeas un marco legislativo que permita a los facultativos comunicar una baja laboral de forma automática a la empresa del paciente. 

"Es anacrónico que en 2016 tenga que ir el paciente a entregar su baja en mano cuando se podría informar de forma automática a través de las TIC", ha protestado el doctor Jaume Padrós, presidente del COMB. Aunque el código deontológico, de obligado cumplimento para los médicos colegiados, ya comtempla los supuestos en los que se puede vulnerar el secreto profesional, el COMB ha alertado de la existencia de puntos débiles en la normativa, como la comunicación de las bajas laborales. La propuesta pasa por pasar los partes de baja directamente a las empresas (no el diagnóstico) y mejorar los canales de comunicación entre la medicina asistencia y la medicina de empresa.

"El secreto profesional no es un dogma. Tiene sus límites, como cuando hay un riesgo a terceros o no hay conciencia de la enfermedad, y todo está regulado en el código deontológico", ha señalado Jaume Padrós.

Los médicos han avisado de que sus propuestas no implican un aumento de los supuestos en los que se puede vulnerar el secreto médico, sino regular e implementar mecanismos que están fallando o directamente no existen.  "El secreto profesional no es un dogma. Tiene sus límites, como cuando hay un riesgo a terceros o no hay conciencia de la enfermedad, y todo está regulado en el código deontológico", ha señalado Padrós. 

El COMB también ha propuesto extender a otras profesiones no sanitarias, "pero con gran impacto social", su Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIMM, en sus siglas en catalán). El proyecto permite detectar, de forma confidencial, a los profesionales que no están en plenas facultades para ejercer su profesión. El COMB interviene, suspende temporalmente al facultativo si es el caso y lo acompaña en el proceso de rehabilitación o invalidez permanente. Desde que se puso en marcha en 1998, el Colegio atendió más de 2.000 médicos por trastornos mentales o adictivos e inhabilitó permanentemente a 133. "Sería deseable que iniciativas como el PAIMM se reprodujesen en otras profesiones no sanitarias [como bomberos, fuerzas de seguridad o pilotos de aviones, entre otros]", concluye el informe.

En España, en el caso de pacientes con trastornos mentales, el médico que detecta que un enfermo puede ser peligroso para sí mismo, para terceros o en su puesto de trabajo, puede solicitar el ingreso involuntario, un procedimiento recogido en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Con todo, dados los casos en los que sería aceptable la vulneración del secreto médico. el COMB ha propuesto la expedición de un consentimiento informado en el que el paciente psiquiátrico conozca los límites de la confidencialidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Jessica Mouzo
Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_