Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jornadas para empatizar con la dura vida del migrante

El ciclo 'La solidaridad como único horizonte' busca ampliar el debate sobre el tema con conferencias y actividades culturales

Niños protestan en el campamento para refugiados del puerto del Pireo, en Grecia.
Niños protestan en el campamento para refugiados del puerto del Pireo, en Grecia.

Nadie está a salvo de ser emigrante o refugiado. Esta afirmación, así como ponerse en el lugar de las personas que buscan asilo en otros países, son los pilares del ciclo La solidaridad como único horizonte, que se celebra los días 8, 9 y 10 de abril en el Centro Cultural Puerta de Toledo y en el Centro Sociocultural Casino de la Reina. A pesar de la oleada de migraciones que Europa viene experimentando, las reacciones a la llegada de personas que huyen de conflictos, de la pobreza o de otras adversidades rozan la indiferencia. Por eso, estas jornadas tienen el ambicioso objetivo de divulgar el tema, transmitir conocimiento y, principalmente, inspirar más empatía hacia los afectados.

Más que todo, los organizadores del evento sentían la necesidad de contribuir de alguna manera a suavizar el sufrimiento de los refugiados. “Estábamos indignados ante la inoperatividad y la falta de sensibilidad de los políticos y de las instituciones”, afirma Daniel Marías, geógrafo y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, que creó el evento junto a la gestora cultural Belén Punzón. “Por tener familia y trabajos, no podemos dejar todo y ayudar en Lesbos, por ejemplo. Por eso pensamos en lo que podíamos hacer en nuestro campo de acción, que es el de la cultura y la educación”, relata. El extenso programa incluye una serie de conferencias y mesas redondas con los principales expertos en el tema, pero también actividades culturales en paralelo, como talleres, performances y proyecciones de fotografías y películas.

Los centros culturales elegidos se ubican en el entorno de Lavapiés, el barrio más multicultural de la capital. Marías también recuerda que por la zona está la puerta de Toledo, que tiene el valor simbólico de ser una de las entradas históricas a Madrid. “Vivimos en una ciudad cosmopolita y, sin esconder las dificultades que conlleva el hacer que gente de culturas distintas se entiendan, creemos que es posible y que hay que trabajar en esa línea”, asegura el profesor.

Inspirado en Neruda

Emocionado, observa que el nombre La solidaridad como único horizonte es una frase extraída de los textos del escritor chileno Pablo Neruda, que tras la Guerra Civil Española fletó el barco Winnipeg para llevar 2.500 republicanos a Chile, donde recibieron asilo. “Es importante que las personas sepan que esta crisis no es algo limitado al momento actual, sino que viene sucediendo y repitiéndose en distintos momentos de la historia y con diversos actores”, subraya Marías.

Con estos detalles, las jornadas desean recordar ampliar el debate entre la población e invitar a la reflexión sobre la dura decisión que miles de personas enfrentan a diario: dejar su tierra y emprender un largo y peligroso viaje. Todo debido a las duras condiciones socioeconómicas, políticas o bélicas que existen en sus países. Por otro lado, también buscan recordar las dificultades que esperan a esas personas en su nuevo destino, donde muchas veces encuentran una recepción hostil. “También queremos dejar bien claro que la construcción de Madrid no se puede entender sin saber el peso de miles de inmigrantes que han llegado en distintas épocas”, señala el profesor.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram