La Seu también adjudicó contratos a dedo a Efial por 500.000 euros

El Ayuntamiento encargó a la consultora el análisis de un posible "pacto de gobierno" frente a la "crisis"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reciente visita institucional a La Seu junto a su alcalde, Albert Batalla.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reciente visita institucional a La Seu junto a su alcalde, Albert Batalla.

El escándalo por las adjudicaciones a dedo a la consultora Efial se extiende ahora a La Seu d’Urgell (Alt Urgell). El Ayuntamiento, en manos de CiU, ha pagado más de 500.000 euros a la firma barcelonesa por asesorías entre 2007 y 2014. La inmensa mayoría de contratos fueron por importes inferiores a los 18.000 euros y se adjudicaron de forma directa, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Los socialistas, en la oposición, piden que se detengan las contrataciones a Efial, que está siendo investigada por su actividad en diversos ayuntamientos catalanes, como Torredembarra o Girona. Uno de los encargos en La Seu d'Urgell, por 6.480 euros, fue para abordar un posible “pacto de gobierno” frente a la “crisis”.

Efial es una consultora de tamaño medio que trabaja con más de 70 ayuntamientos catalanes, la mayoría gobernados por CiU. Nació en 2007 y ese mismo año fue contratada, por primera vez, por el Ayuntamiento de La Seu. En esos primeros trabajos, Efial asesoró al consistorio sobre la puesta en marcha de la Sociedad de Vivienda y Urbanismo La Seu (HIULS), una empresa 100% pública creada para “fomentar el desarrollo urbanístico y facilitar el acceso a la vivienda” a los vecinos. Se da la circunstancia de que, con el tiempo, HIULS ha pasado a contratar también los servicios de Efial, que ha facturado el medio millón de euros tanto al Ayuntamiento como a esa sociedad.

Los importes pagados a Efial empiezan a crecer a finales de 2008, cuando Albert Batalla (CiU) se encuentra ya al frente de la alcaldía. Batalla sigue siendo hoy primer edil de La Seu, es diputado en el Parlament por Junts pel Sí y un hombre de total confianza del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. En diciembre de ese año, el consistorio pagó 17.500 euros a Efial para que elaborara el “plan estratégico” del municipio para los siguientes tres años.

68 facturas

Por esa época, Efial vendió sus remedios a multitud de consistorios ahogados por la crisis económica. La consultora se ofrecía para asesorarles sobre cómo mejorar su gestión u obtener más ingresos; por ejemplo, creando entidades públicas para deducirse el IVA. Sus detractores —grupos de la oposición, y también secretarios municipales e interventores que han denunciado sus prácticas— consideran que Efial plantea, en realidad, una “externalización” de los servicios públicos. Y agregan que proponen crear nuevas empresas para pasar a controlarlas y lograr nuevas adjudicaciones con menor transparencia.

El PSC de La Seu, en la oposición, enmarca a HIULS en ese contexto. El concejal y diputado Òscar Ordeig destacó en un pleno que “no tiene trabajadores, pero gestiona un volumen muy importante de dinero” y denunció que los trabajos encargados a Efial —estudios económicos para construir una piscina o sobre el hospital— no tienen nada que ver con la finalidad para la que se creó HIULS (vivienda). Los socialistas piden la disolución de una “sociedad instrumental” y reprochan que las “tareas de asesoramiento financiero” de Efial “se han desarrollado sin ningún tipo de concurso”.

Los importes de las 68 facturas cobradas por Efial en La Seu son variados, aunque prácticamente todos (sin IVA) no superan los 18.000 euros, que es el techo que permite la ley para hacer adjudicaciones a dedo. El concepto que aparece en las facturas suele ser muy extenso, pero también muy genérico y vago. Uno de los trabajos más llamativos fue encargado en 2010. El Ayuntamiento pagó 6.480 euros a la consultora para la “elaboración de una propuesta de pacto de gobierno para afrontar la crisis económica y cuantificar qué ratios económicas ha de conseguir el Ayuntamiento para tener una estabilidad a largo plazo”.

Fraccionar y agrupar

En la relación de documentos constan pagos sobre la “gestión integral del proyecto de una residencia asistida (7.015 euros en 2011) o la “realización de tareas de apoyo en el cierre contable del ejercicio 2010” (15.975 euros). E incluso un análisis sobre cómo obtener más recursos para el municipio, detallado en la factura como “eficiencia en la gestión” y con un coste para el erario público de 6.000 euros.

En 2012 hay una serie de pagos que también llaman la atención. Todos ellos versan sobre la misma materia (asesoramiento presupuestario y medidas dinamizadoras de la economía) pero están fraccionados por cada uno de los meses del año, a razón de 2.214 euros por mes. En otros casos, por el contrario, aparecen agrupados bajo un mismo pago hasta ocho tareas de asesoramiento distintas y sin nada que ver. En 2013, por ejemplo, el ayuntamiento pagó 10.200 euros por un pack de trabajos que incluía un análisis de la situación financiera del hospital de La Seu o la asistencia a reuniones con el BBVA sobre refinanciación.

Investigaciones abiertas a Efial

Torredembarra Tres directivos de Efial están imputados por los informes cobrados el Ayuntamiento de Torredembarra del excalcalde Daniel Masagué (CiU), investigado por corrupción. PSC y ERC denunciaron que Masagué usó la consultora para "puentear" al secretario municipal y hacer "informes a medida".

Girona La Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) investiga si el Ayuntamiento de Girona favoreció a Efial con adjudicaciones a dedo por valor de 113.000 euros entre 2012 y 2015, durante la etapa de Carles Puigdemont como alcalde.

L'Ametlla de Mar Un socio de Efial está imputado por la creación de una empresa que, según la OAC, es "innecesaria" y "elude" los controles.

Ascó Un juzgado de Gandesa investiga una empresa (Ascó Serveis) gestionada por Efial en el municipio gobernado por CiU. La oposición denunció las irregularidades.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS