Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona reivindica la memoria histórica en el homenaje a Puig Antich

Ada Colau reclama una ciudad "anticapitalista, feminista y antisistema"

Pasarela inaugurada este sábado en memoria de Puig Antich
Pasarela inaugurada este sábado en memoria de Puig Antich

Barcelona ha homenajeado este sábado al militante anarquista Salvador Puig Antich, ejecutado hace 42 años, en un acto que se ha convertido en una reivindicación de la memoria histórica y de rechazo a la represión franquista. La última víctima de la dictadura ejecutada en España con garrote vil ya tenía una plaza con su nombre en el barrio de Roquetes, donde hoy se ha inaugurado, además, una pasarela diseñada por Nicolás Aparicio y Gerard Cuartero desde la que se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de Barcelona.

El monumento está muy alejado del lugar en el que se inició el trágico final de Puig Antich, a la entrada de un edificio de viviendas situado en la confluencia de las calles de Consell de Cent de Cent con Girona, donde fue detenido en un tiroteo del que existen muchas dudas sobre cómo ocurrió y en el que murió por impacto de bala el policía Francisco Aguas.

La alcaldesa Ada Colau ha confesado al inicio de su intervención que se saltaría el protocolo empezaría saludando a los vecinos, no a su antecesor en el cargo, Xavier Trias, ni a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, también presentes. "Muchas gracias, esta ciudad tiene muchas memorias que quieren borrar pero no lo permitiremos", ha dicho Colau, que en otro momento ha reivindicado "la memoria anarquista de la ciudad". Pero no solo eso, también la Barcelona "anticapitalista, feministas y antisistema".

"Ya era hora de que Barcelona se deshiciera de los vestigios del franquismo", ha insistido la concejal Janet Sanz, mientras que Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, ha ido más allá. "Persiste la impunidad de los crímenes del franquismo porque no se ha pedido perdón, porque no se han revisado aquellos procesos judiciales", ha dicho Pisarello. Su padre fue asesinado por la dictadura argentina en 1976, dos años después que Puig Antich.

Las hermanas de la víctima, Montserrat, Imma y Carme siguen reclamando la revisión del caso que ha negado la justicia española. "No olvidaremos, no por venganza, sino por justicia y dignidad", aseguran. Forcadell ha insistido en esta idea y ha calificado de "farsa" el juicio que acabó con la ejecución de Puig Antich, un activista del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL). "Su horrible muerte sintetiza la esencia del franquismo", ha rematado Forcadell.