Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los premios Nadal y Pla marcan el inicio del año literario

El galardón decano en castellano recibe 341 obras y el catalán, 24

José C. Vales (izquierda) y Andreu Carranza, ganadores en 2015.
José C. Vales (izquierda) y Andreu Carranza, ganadores en 2015.

Superado el bache de originales que se dio hace apenas tres ediciones (con solo 229 obras registradas en el apartado de novela castellana) y con la esperanza de que los ganadores marquen paso literario para superar la competitiva cosecha (especialmente en castellano) que se augura para 2016 se fallan esta noche en Barcelona los premios Nadal de novela y el Josep Pla de prosa en catalán, ambos en el marco de la tradicional velada en el Hotel Palace (antiguo Ritz) de Barcelona.

Al Nadal, que alcanza este año ya su 72 edición, ratificándose como el galardón literario de más larga tradición de las letras españolas, se han presentado 341 novelas, seis más que en la convocatoria de 2015, de la que salió ganador el traductor José C. Vales con Cabaret Biarritz.

La novela negra y el relato intimista parecen ser los géneros dominantes entre los seis finalistas del Nadal, donde también afloran ya originales que abordan aspectos candentes de la dura crisis social que se lleva arrastrando desde hace ya ocho años. Madrid y Barcelona siguen siendo los dos principales graneros de originales, aunque también se han registrado textos de Alemania, Argentina y Estados Unidos. Entre todos ellos deberá escoger al ganador (que se embolsará 18.000 euros: el Nadal sigue explotando la baza de más nombre e historia que bolsa) un jurado formado por Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello, Clara Sánchez y Emili Rosales.

Un total de 24 obras son las que optan, por su parte, al premio Pla, que alcanza ya su 48ª edición. La generosidad por lo que respecta al género (no está circunscrito a la novela, aunque suele ser el que se impone, como el año pasado con El poeta del poble, de Andreu Carranza) hace que los originales, procedentes de todo el ámbito lingüístico catalán, se muevan entre una amplia oferta que va desde dietarios y prosa memorialística a novelas en las que suele dominar la ambientación actual o, a lo sumo, referencias al siglo XX. Con 6.000 euros de dotación, los que optan a premio son tres menos que los que concurrieron el flojo 2013 (27 candidatos).