Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno valenciano suprime el copago a pensionistas y discapacitados

La Generalitat lo articula como subvención propia para evitar otro recurso de inconstitucionalidad del Gobierno

El presidente valenciano, Ximo Puig Ampliar foto
El presidente valenciano, Puig, se reúne con pensionistas. EFE

La Generalitat valenciana suprimirá el copago farmacéutico para pensionistas que cobren menos de 1.000 euros al mes y para personas con discapacidad con minusvalías superiores al 65% -o del 33% si son menores de edad-. En total, 986.200 personas se beneficiarán de ello, según ha anunciado este jueves el presidente valenciano, Ximo Puig.

La medida se articulará como subvención de la Generalitat después de que el Consell Jurídic Consultiu (órgano autonómico similar al Consejo de Estado) haya advertido de que otras fórmulas podrían considerarse una invasión de competencias del Gobierno y conducir a otro recurso del Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional.

El jefe del Consell ha mantenido que 300.000 personas han abandonado sus tratamientos médicos en los últimos años por no poder pagarlos.

Puig ha hecho el anuncio tras reunirse con representantes de la Unión Democrática de Pensionistas, y ha indicado que la eliminación del copago se aprobará en el pleno del Consell del 29 de diciembre y entrará en vigor el 1 de enero. La medida se incluye en los Presupuestos de la Generalitat para 2016.

La supresión del copago beneficiará a 850.000 personas con pensiones inferiores a mil euros al mes (en total hay unos 946.000 pensionistas en la Comunidad Valenciana). "No van a tener que pagar ninguna medicina porque es una cuestión de justicia", ha afirmado Puig. En el caso de personas con discapacidad, la eliminación del copago alcanzará a 136.200 personas, y recibirán igualmente ayudas en la compra de material ortoprotésico.

El impacto de la medida es asumible por Hacienda, a pesar de las dificultades que atraviesan las arcas autonómicas, porque el copago introducido por el Gobierno en la actual legislatura en el marco de los recortes para contener el déficit no ha sido muy alto en el caso de los pensionistas, los más numerosos. Este copago tiene un límite máximo de ocho o nueve euros al mes. Una cantidad significativa en el caso de personas con pensiones bajas pero asumible para la Generalitat.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy también introdujo un copago inédito para las personas con discapacidad con menos del 65% de minusvalía en el caso de los mayores de edad y del 33% en los de menos de 18 años. Para todos ellos el copago varía en función de la renta.

La principal dificultad que ha encontrado el Consell para aplicar la medida -un retraso que le ha valido críticas del PP- ha sido la forma normativa de hacerlo. Sobre todo después de que el Gobierno recurriera la ley que extendió la sanidad universal para los inmigrantes sin papeles. Y de que el Consell Jurídic Consultiu advirtiera de que la eliminación de los copagos podía correr la misma suerte. La Generalitat espera que la vía elegida evitará ese escenario.

"Es una cuestión básica y fundamental porque hay que garantizar que todas las personas sigan el tratamiento médico", ha dicho el presidente de la Generalitat, que ha confiado en que tras las próximas elecciones generales se produzca un cambio de Gobierno y la supresión se generalice en España. "Así estas ayudas dejarían de tener sentido", ha dicho.

Puig ha expresado su preocupación por el hecho de que las pensiones en la Comunidad Valenciana estén por debajo de la media, un problema que, ha advertido, puede ir peor por el proceso de devaluación salarial que ha generado la crisis.

Más información