Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El claustro de Palamós será visitable a partir de enero

Un convenio entre el Ayuntamiento y los propietarios de la construcción de estilo románico situado en Mas del Vent, permitirá el acceso, un año después de su primer anuncio

Claustro de Palamós
El claustro de Palamós, el pasado mes de agosto, durante la celebración de la I Nit Solidaria Costa Brava.

El claustro del Mas del Vent de Palamós (Baix Empordà) será visitable a partir del próximo mes de enero, justo un año después de cuando estaba previsto. Este viernes la plataforma cultural Focus Engelhorn – impulsada por los dueños de la finca- y el Ayuntamiento de Palamós han firmado un convenio que permitirá acceder al espacio al público en general, a escolares de la localidad, estudiantes del bachillerato artístico de toda Cataluña, a especialistas y quienes quieran disfrutar de visitas teatralizadas.

Se trata, según sus artífices, de una “iniciativa cultural, docente y social que va encaminada a poner de relieve y en valor los elementos arquitectónicos y artísticos ubicados en el Mas del Vent, a través de la interpretación la formación y el estímulo de la creatividad”. Este acuerdo firmado dará la oportunidad de conocer, gratuitamente, el claustro y la torre de defensa de esta masía, catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), de forma preferente a escolares de primero y segundo de primaria de Palamós y a los alumnos de bachillerato artístico.

En paralelo estas visitas pasarán a incorporarse a la oferta turística de la localidad como destino de patrimonio, el primer sábado de los meses de marzo y abril y octubre y noviembre y tendrán un precio de 20 euros por persona. La visita, en grupos de mínimo 8 personas y máximo 25, incluirá una degustación de productos de la empresa Brugarol de Palamós, que explota la finca de 22 hectáreas donde está ubicado el claustro. La información y reserva irá a cargo del Museo de la Pesca, tendrán una durada de una hora y media y serán en catalán, castellano, inglés y francés. De mayo a septiembre también se han programado cinco visitas teatralizadas a cargo del actor Martí Peraferrer, director del festival Fitag de Girona. El precio oscilará entre los 125 y 150 euros e incluirá la comida de productos de la empresa Brugarol, que trabaja con standards ecológicos y con la gamba de Palamós como producto de referencia.

Finalmente, se organizarán visitas para un público más especializado, con una periodicidad por determinar, a través de una comisión formada por le jefe de patrimonio del Consistorio, Miquel Martí, historiador del Arte de la UdG, Eduard Carbonell (responsable del estudio del claustro encargado por la Generalitat); Joaquim Nadal, director del Institut de Recerca del Patrimoni Cultural y Ricard Planas, director de Focus y de la revista Bonart.

El claustro también tendrá las puertas abiertas para visitas gratuitas dirigidas a entidades y asociaciones sin ánimo de lucro y con finalidad social, educativa o cultural del municipio. Según ha anunciado Planas, “la recaudación neta de todas las prestaciones económicas que genere la visita del Claustro, una vez deducidos todos los gastos que comporta, quedarán en manos del Consistorio o de entidades locales sin ánimo de lucro".

En octubre de 2014 la Generalitat emitió un contundente informe que aseguraba que la construcción era totalmente falsa. Simplemente se trataba de una recreación del siglo XX que nada tiene que ver con lo medieval. Sin embargo esta versión no varió las ideas de los defensores del origen románico de la construcción que lo vinculan con la catedral de Salamanca, donde estuvo en pie hasta que en el siglo XIX, cuando se desmontó para construir un nuevo claustro. Gerardo Boto, el profesor de la Universidad de Girona que en 2012 dio a conocer el edificio en un congreso científico, sigue defendiendo el valor histórico y la importancia de estas piedras. Por su parte, la comisión de Patrimonio del Ayuntamiento sigue estudiando si declararlo Bien Cultural de Interés Local (BCIL).

Más información