Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “El ministro Montoro juega con fuego y se quemará”

El presidente de la Generalitat se abre a negociar tras el 20-D con un Gobierno que "no se dedique a agredir" a Cataluña

Arturo Mas , presidente en funciones, de la Generalitat de Cataluña.
Arturo Mas , presidente en funciones, de la Generalitat de Cataluña.

El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido este martes al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, de que “está jugando con fuego” al acusar al Ejecutivo catalán de ocultar 1.318 millones de euros correspondientes a obras públicas ejecutadas en 2013. Esa partida ha sido uno de los motivos que ha esgrimido Hacienda para imponer un férreo control sobre el gasto público de la Generalitat si quiere acceder a los recursos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Mas ha recordado a Montoro que el Gobierno central ha usado esos métodos extrapresupuestarios para financiar las obras del AVE o absorber la deuda que han dejado “los fiascos” del proyecto Castor o las radiales de Madrid. El presidente catalán ha enmarcado esa decisión en un “castigo” de una “gravedad extraordinaria” y en una "agresión institucional" a toda la población catalana, porque una parte de los ciudadanos defiende la independencia.

"Se está castigando y perjudicando a Cataluña por defender unas ideas pacíficas, democráticas y respetuosas con los derechos humanos y eso me parece de una gravedad muy grande y de una falta de calidad democrática alarmante", ha dicho el presidente catalán. "Una vez que nos quitan del café para todos es para castigarnos aún más y lo combaten con toda la fuerza", ha insistido el presidente, quien considera que los perjudicados son todos los catalanes, no solo los que votaron por la independencia el 27 de septiembre y, a modo de ejemplo, ha citado a los farmacéuticos. Además de los límites impuestos para acceder al FLA, el president ha puesto como ejemplo de esta "agresión" la querella por el proceso soberanista del 9 de noviembre, o su exclusión, como presidente de la Junta de Seguridad de Cataluña de las reuniones antiterroristas que se han celebrando en los últimos días.

Mas ha sido rotundo al asegurar que la acusación de haber ocultado información es una “mentira absoluta”. “Es una agresión institucional en toda regla fundamentada en una mentira total”, ha agregado. El presidente ha arremetido contra Montoro al recordar que la Comisión Europea ya ha advertido de que España podría incumplir los objetivos de estabilidad presupuestaria acordados. Y esos límites, ha agregado, podrían dispararse todavía más si la oficina estadística Eurostat decide obligar a Hacienda a llevar a déficit los pagos diferidos que Cataluña ya deberá incluir este año. “El ministro Montoro juega con fuego y se quemará si sigue por esta vía. Quien tiene el problema de financiación en este ámbito es el Estado español. ¿Dónde está la deuda de Adif y de los kilómetros de AVE? No está dentro de los presupuestos. El día que la UE se fije en esas partidas, ¿cómo se defenderán?”, se ha preguntado Mas.

El jefe en funciones del Ejecutivo catalán, que ha considerado que la “intervención financiera” no es nueva, ha lamentado que Cataluña “haya sido señalada con el dedo acusador del Gobierno español y del ministro” a pesar de haberse empleado a fondo en los recortes presupuestarios para reducir el déficit. “Tienen la sartén por el mango. Tienen toda la fuerza. Como nos quieren castigar, usan el dinero con ese fin y provocan sufrimiento”, ha abundado Mas, quien ha recordado que Cataluña no puede acceder a los mercados para captar financiación. Preguntado sobre cuándo podrán abonar sus deudas pendientes con los proveedores, Mas ha señalado que ello dependerá de la llegada de los recursos estatales. “Si el FLA llega como ha de llegar, pagaremos. Y si no llega, no podremos pagar”, ha remachado.

Frente a esta situación, el presidente del Ejecutivo ha anunciado una respuesta jurídica y política. La primera se ha iniciado esta mañana en la reunión del Gobierno catalán, con el encargo a los servicios jurídicos de que analicen todos los recursos posibles, en España y en las instituciones europeas, mientras que la respuesta política pasa, según Mas, por "ensanchar la base soberanista". "La principal manera de responder a esta situación de beligerancia y excepcionalidad del Gobierno español es que el 48% que votó a favor de la independencia el 27 de septiembre supere el 50% dentro de unos meses, porque cada vez que nos agreden hay más gente que se convence de que o seguimos por el camino soberanista o seremos engullidos por la maquinaria del Estado", ha dicho Mas.

A pesar de las críticas, Mas se ha ofrecido a dialogar si el 20 de diciembre surge un Gobierno distinto, "porque con el actual no es posible" y ha negado la posibilidad de la dimisión. "Mi primera obligación y responsabilidad es llevar a buen puerto lo que ha votado la mayoría del pueblo de Cataluña en las urnas. Irse siempre es fácil, y más en estas circunstancias, pero seria de una alta irresponsabilidad", ha insistido.

En otro momento, Mas ha admitido que "cuesta mucho avanzar" en las negociaciones con la CUP para lograr un pacto de investidura, aunque ha admitido que "las conversaciones existen y tenemos voluntad de encontrar acuerdos". En ese sentido ha matizado que "es una fruta que ha de acabar madurando si es que madura, que tampoco tenemos la garantía total".

Más información