Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat debe 330 millones a las farmacias tras aplazar otro pago

El Ejecutivo Catalán justifica la deuda por el bloqueo de una partida del Fondo de Liquidez Autonómico

Una farmarcia con la persiana bajada en señal de protesta.
Una farmarcia con la persiana bajada en señal de protesta.

Los problemas de tesorería de la Generalitat han vuelto a llevar al límite a los farmacéuticos, que desde 2011 acumulan retrasos en los cobros de los medicamentos que dispensan. Unas 16 farmacias se han quedado en el camino, con sus dueños ahogados en deudas e hipotecados hasta la médula. “Nosotros no somos el banco que financia a la Administración Pública”, protestó el presidente de la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC), Antoni Torres. La Generalitat debe ahora mismo a las farmacias las facturas correspondientes al mes de julio (121,5 millones), agosto (100 millones) y septiembre (112,5 millones) de este año.

Todos los otoños ocurre lo mismo, protestan los boticarios. Fue en esa época cuando en 2011 la Generalitat sumó el primer mes de retraso. Al año siguiente, también tras el verano, la demora se incrementó a dos meses. “Que no nos digan que no se lo esperaban porque hace cuatro años que pasa esto. Y es lo que más nos indigna: que es el cuarto año consecutivo que sucede. Llega el otoño y no hay dinero”, denunció el presidente del Consejo de Colegio de Farmacéuticos, Jordi de Dalmases.

Retrasos con el FLA

Fuentes del Departamento de Economía explicaron que el retraso se debe a que el Ministerio de Hacienda mantiene bloqueada al menos desde mayo una partida de 2.300 millones de euros del FLA. El pago de este monto, que corresponde a los fondos para cubrir el exceso de déficit de 2014, está aceptado por el Tesoro. Sin embargo, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos todavía no ha aprobado el desbloqueo de esa cantidad. Eso, según fuentes de la consejería, está produciendo cada mes “tensiones de tesorería”, lo cual dificulta atender todos los pagos. Estas mismas fuentes anticiparon que el Ejecutivo catalán se hallará en la misma situación en los próximos meses si no llegan esas fondos.

La crisis entre la Administración catalana y sus farmacéuticos vuelve a vivir los momentos más tensos desde noviembre de 2013, cuando se alcanzaron también los cuatro meses de retraso, el máximo histórico de deuda (correspondientes a las facturas de noviembre y diciembre de 2012 y de mayo y septiembre de 2013).

En 2014, el Ejecutivo de Artur Mas se comprometió a pagar una factura por mes y con un máximo de 55 días de retraso. Con el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), en julio del año pasado recuperaron un mes y pasaron a cobrar con 25 días de demora, pero en septiembre de ese año se rompió el compromiso de pago y en octubre la Administración volvió a acumular 55 días de retraso.

“La sensación de angustia que teníamos se ha convertido en un enfado tremendo. Nos están tomando el pelo. Hay una paradoja tremenda que es que esas mismas instituciones que nos cobran un recargo del 20% si no estamos al corriente de pago son las que nos deben más de 330 millones de euros”, protestó De Dalmases. Cataluña es, junto a la Comunidad Valenciana, la comunidad que más tarda a efectuar los pagos a sus farmacéuticos.

El enfrentamiento entre el sector y la Administración se enquistó todavía más a finales de mayo de este año cuando las boticas reclamaron intereses por el retraso en los pagos. Unas 2.000 farmacias exigieron más de 22 millones de euros por las demoras continuas en el abono de las facturas de medicamentos desde 2011.

“No es nuestro problema la razón por la que no nos pagan. No vamos a entrar en eso. Nuestra preocupación es que cumplan con su obligación, igual que nosotros cumplimos con la nuestra”, sentenció Torres.