Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda derogará la ley de señas que el PP aprobó en solitario

El PP ve una "traición" la eliminación de la norma por socialistas, Compromís y Podemos

Imagen de archivo de un 'toro embolado' en Nules (Castellón) Ampliar foto
Imagen de archivo de un 'toro embolado' en Nules (Castellón).

Las Cortes Valencianas derogarán la Ley de Señas de Identidad aprobada al final de la legislatura pasada por el Partido Popular. Los portavoces del partido socialista, de Compromís y Podemos han registrado este lunes una proposición parlamentaria para suprimir la norma. Los populares han considerado la decisión de "traición a la cultura valenciana y a nuestras tradiciones".

La ley recoge un conjunto de elementos y les reconoce el carácter de "señas de identidad del pueblo valenciano". Entre ellos figuran los festejos taurinos, como los bous al carrer, y la lengua valenciana entendida desde su "individualidad respecto a las demás lenguas del Estado". La ley prevé que el "agravio o menosprecio" a los mismos puede determinar la pérdida del derecho a cobrar una subvención y la obligación de devolverla.

Los portavoces parlamentarios del PSPV-PSOE, Compromís y Podemos han señalado que la ley se aprobó sin consenso y la han considerado contraria al Estatuto de Autonomía, al recoger este la "diversidad del pueblo valenciano" e introducir la norma "un númerus clausus que cercena su espíritu integrador".

Los impulsores de la derogación han recordado que organismos oficiales como el Consell Jurídic Consultiu, el Consell Valencià de Cultura, el Comité Económico y Social y la Acadèmia Valenciana de la Llengua plantearon objeciones o se opusieron al proyecto.

La norma establece que la supervisión del cumplimiento del contenido de la ley recae sobre un observatorio formado casi en su totalidad por representantes de entidades no oficiales. Forman parte del mismo, entre otros, los presidentes de las federaciones autonómicas de pilota valenciana, colombicultura, folclore y peñas taurinas. Y también un representante de la asociación Lo Rat Penat y de la junta rectora del patronato del Misteri d’Elx.

La ley reconoce "la capacidad docente" de la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV) "en la divulgación y defensa de las señas de identidad del pueblo valenciano y, en especial, de la lengua valenciana". La RACV defiende postulados secesionistas desde el punto de vista lingüístico respecto al valenciano y el catalán. Y está enfrentada a la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), la institución oficial pactada en su día por socialistas y populares a la que el Estatuto de Autonomía atribuye la condición de "institución normativa del idioma valenciano". La AVL quedó fuera de los organismos que según la ley deben velar por las señas de identidad.

Los tres portavoces de las formaciones que han acordado derogar la ley, Manuel Mata (PSPV-PSOE), Fran Ferri (Compromís) y Antonio Montiel (Podemos) han mantenido que su aprobación fue "absolutamente innecesaria". Y que respondió a una "maniobra electoralista para alzarse como defensores de una supuesta valencianía que no conecta con las inquietudes reales de la gente en la calle".

La proposición de ley añade que desde las Cortes "nunca se tendrían que haber utilizado las señas de identidad de nuestro pueblo como elemento de confrontación social y política". Y que su supresión persigue "volver a la pluralidad como condición inherente de la identidad valenciana".

Jorge Bellver, presidente del Grupo Parlamentario Popular ha afirmado que "la defensa de nuestras señas de identidad es un orgullo para el PP de la Comunidad Valenciana, pero el tripartito se avergüenza de ser valenciano y de sentirse valenciano, que es todavía peor". "La izquierda evidencia su verdadera cara catalanista en contra de nuestras señas de identidad", "con esta derogación se somete al pueblo valenciano a una humillación innecesaria", ha agregado.

El portavoz socialista ha considerado que con la eliminación de la norma "la identidad valenciana, su patrimonio, su lengua y su bandera vuelven a estar en manos de los valencianos y las valencianas que son sus propietarios, no es una propiedad del PP". Ferri ha sostenido que con la norma se quiso crear "una especie de policía identitaria". Y Montiel ha indicado que las Cortes deben centrarse en actualizar la Llei d'Us i Ensenyament del Valencià, fomentar la difusión de la lengua a través de Ràdio Televisió Valenciana y apoyar medidas de defensa del patrimonio artístico y del patrimonio cultural.

Más información