Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu: El Concierto es “esencial en el pacto de convivencia con España”

El Gobierno vasco, las tres Diputaciones y los Ayuntamientos aprueban una declaración institucional en defensa del modelo tributario vasco y de su carácter pactado y solidario

Iñigo Urkullu, acompañado por los diputados generales Markel Olano (Gipuzkioa), Unai Rementeria (Bizkaia) y Ramiro González (Álava), lee una declaración en defensa del Concierto Económico.
Iñigo Urkullu, acompañado por los diputados generales Markel Olano (Gipuzkioa), Unai Rementeria (Bizkaia) y Ramiro González (Álava), lee una declaración en defensa del Concierto Económico.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha advertido este miércoles, en nombre de las principales instituciones vascas, de que el Concierto Económico es "un elemento esencial del pacto político de convivencia entre Euskadi y el Estado español", por lo que ha asegurado que defenderá con "absoluta firmeza" este instrumento y el conjunto del autogobierno de la comunidad autónoma.

Urkullu, junto a los diputados generales de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava, y el presidente de la Asociación de Municipios Vascos-Eudel, ha hecho pública una declaración institucional en defensa del Concierto Económico, la norma que regula las relaciones tributarias y financieras entre Euskadi y el Estado.

Este pronunciamiento se produce ante el cuestionamiento del Concierto y del Cupo vasco -el dinero que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas a la comunidad autónoma-- por parte de partidos como Ciudadanos y UPyD y de algunos dirigentes del PSOE y el PP.

Las instituciones vascas han instado a los partidos y dirigentes institucionales a que "sustraigan este asunto de la legítima disputa partidaria y electoral". Además, han destacado que el Concierto es "un elemento esencial del pacto político de convivencia entre Euskadi y el Estado español". Por ese motivo, se han comprometido a "proteger con absoluta firmeza el autogobierno vasco en general y el sistema de Concierto Económico en particular".

Ante las críticas sobre los supuestos "privilegios" del sistema para Euskadi, en la declaración se destaca que las instituciones de la comunidad autónoma, en las que reside la competencia de recaudar la mayo parte de los impuestos y diseñar la normativa fiscal, son "solidarias" con el Estado.

"La ciudadanía vasca no recibe, sino que aporta a las arcas de la Administración del Estado", destacan. En el texto se recuerda que "Euskadi contribuye a través del Cupo a los gastos generales del Estado, así como al Fondo de compensación interterritorial".

Las instituciones vascas afirman que la Administración General del Estado "registra en su actuación económico-financiera en Euskadi un superávit". Ademas, recuerdan que la aportación vasca a través del Cupo está fijada en el 6,24% del gasto total del Estado en las competencias no transferidas, una cifra que se sitúa por encima del ratio de población (la de Euskadi representa el 4,6% de todo el Estado) y el de riqueza (6,07 por ciento del total de España). "Euskadi es solidaria, aporta por encima de lo que le corresponde", han destacado.

En el texto leído por Urkullu en "defensa" del Concierto, se subraya que este instrumento se acordó en un "pacto político bilateral" y que supone un "componente esencial del autogobierno vasco". En la misma línea, se asegura que el Concierto es "un elemento esencial del pacto político de convivencia entre Euskadi y el Estado Español".

Según recuerdan, el sistema de Concierto Económico "deviene de una realidad histórica anterior al proceso de construcción de lo que hoy es el Estado español". De hecho -sigue la declaración-- "su origen se sitúa en los Derechos Históricos del Pueblo Vasco y se fundamenta en el pacto bilateral alcanzado con el Estado tras la abolición foral de 1878".

Dicho pacto, "actualiza" el régimen foral y supone "el reconocimiento contemporáneo de los Derechos Históricos". Todo ello, según constata la declaración, "queda contemplado en el bloque de constitucionalidad que conforman la Constitución y Estatuto de Gernika".

El Ejecutivo vasco, las diputaciones forales y Eudel manifiestan que este instrumento financiero "basa su vigencia presente en la voluntad permanente de autogobierno y en la capacidad de autoorganización de la sociedad vasca y sus instituciones". Además, definen este instrumento como una norma de "naturaleza pactada o paccionada".

Tanto el Concierto como el Cupo están basados "en el principio de bilateralidad", del que según se recuerda fue "reafirmado en 2002", cuando el Gobierno Vasco y el Ejecutivo "acordaron el carácter indefinido del Concierto Económico".

Por otra parte, se pone de manifiesto que este "pacto político bilateral" está "avalado" por la Unión Europea, puesto que el Tribunal de Justicia de Luxemburgo dictó en 2008 una sentencia "que confirma que el sistema tributario del Concierto Económico es acorde con la normativa europea y el Tratado de la Unión".

Los máximos responsables de las instituciones vascas explican que este instrumento implica que las instituciones vascas tienen capacidad para regular y recaudar los impuestos necesarios para financiar las competencias asumidas; y que, a su vez, aportan al Estado, en concepto de Cupo, "una contribución para financiar las competencias no asumidas, es decir los servicios que el Estado presta en Euskadi".

"El Concierto Económico es para las Instituciones Vascas un sistema de riesgo unilateral; Euskadi debe aportar siempre el Cupo establecido al Estado, independientemente de la evolución de la recaudación", subrayan.

"En consecuencia --indican-- los beneficios o perjuicios derivados de una buena o mala gestión tributaria y presupuestaria en Euskadi corresponderán al conjunto de sus instituciones y repercutirán en exclusiva sobre la sociedad vasca".

La declaración pone de relieve que la gestión del Concierto en Euskadi "ha seguido siempre los principios de responsabilidad y estabilidad". De hecho, han destacado que Euskadi "cumple los objetivos de consolidación fiscal, tanto en términos de déficit como de deuda pública". "Euskadi ha abonado siempre el Cupo a la Administración del Estado", añade el texto.

Las instituciones de la comunidad autónoma consideran que el Concierto y el Cupo "constituyen un todo inescindible" en la configuración del sistema concertado que rige las relaciones tributarias y financieras entre Euskadi y el Estado, por lo que "no se entiende el uno sin el otro".

Por ese motivo, han emplazado a los agentes institucionales, políticos, económicos y sociales a que "se preserve el consenso y el pacto en torno" a este modelo. A su juicio, el debate sobre el sistema de financiación de las comunidades autónomas "no debe buscar explicación a sus eventuales necesidades en el sistema de Concierto Económico, puesto que la viabilidad del modelo de financiación del régimen común no depende del Cupo vasco".

El Gobierno vasco, las diputaciones y los ayuntamientos han reafirmado su "defensa firme del pacto político bilateral entre Euskadi y el Estado", y han expresado su "máximo respeto" al Concierto Económico y el Cupo como "instrumentos de convivencia política y garantía de bienestar de la sociedad vasca".