Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dibujante Mique Beltrán recopila todas las historias de Cleopatra

El cómic se publicó en el Pequeño País en los ochenta y noventa

Es el personaje femenino de aventuras más actual de la historia del tebeo español

El dibujante Mique Beltrán.
El dibujante Mique Beltrán.

Cleopatra es probablemente el personaje femenino de aventuras más actual que ha tenido el tebeo español en toda su historia. El personaje creado por Mique Beltrán (Jaraguas, Valencia, 1959) tendrá finalmente una edición integral conjunta con todas las historias aparecidas en los ochenta y noventa. Cleopatra compartió páginas y pantalla, más adelante, con su hijo Marco Antonio, que aparecerían en Pequeño País (suplemento de este diario) y en su propia serie de animación, pero el origen de personaje está en las páginas de Cairo, una revista de tebeos caracterizada por ser el bastión de la línea clara.

“Yo tenía un estilo muy diferente”, explica Mique, “procedía del underground, de influencias como Crumb o Shelton, pero a mí me llamaba la aventura. Eran los ochenta, y películas como En busca del arca perdida estaban en cartel”.

Y Cleopatra, en muchos aspectos, es deudora del género: Mique tarda dos años en adaptar su trazo al aspecto que quiere porque el tono gráfico de sus historias previas no encajarían en el género de aventuras. Sus guiones evolucionan y adquieren un ágil ritmo cinematográfico, pero retendrá detalles gamberros y puntualmente irreverente que actúa como conservante natural en las páginas de Cleopatra. “Ha sido bastante más trabajo del que parecía”, explica Beltrán.

“Algunos fotolitos se habían perdido y ha habido que escanear reproducciones, o en otro caso originales, y proceder a una limpieza y digitalización de todo. Estas obras pertenecen a los últimos trabajos totalmente artesanales: a partir de ese momento ya empezamos a trabajar más de manera más actual, pero hasta ese momento, lápiz, tinta...”.

La vigencia de Cleopatra está apoyada sobre dos pilares básicos: la indudable actualidad de un personaje protagonista femenino que no se arredra ante las dificultades y demuestra autonomía e independencia, y el ritmo de la historia, que se apoya, además, en un estilo gráfico que entronca con la parte más dinámica de la escuela franco-belga: el Spirou de Franquin o las obras de Vázquez están entre las referencias confesas de Mique. Pero que nadie se confunda, dinamismo no necesariamente quiere decir velocidad.

“Me fascinan los dibujantes” explica Mique “que con cuatro trazos pueden contar una historia, como hacía Cabu, y otros de Charlie Hebdo. No es mi caso. Yo escribo la historia, dibujo los bocetos, pero la parte final me cuesta mucho trabajo. Es factible que para tebeos posteriores me decante por un trazo más suelto”.

El álbum, que incluye algunas portadas adicionales e incluso algunos bocetos a lápiz inacabados que son muy raros de ver en el caso de Mique Beltrán, refleja la trayectoria del autor y la época de los ochenta. “Empezabas en fanzines haciendo cosas que editabas tú mismo, y si llegabas a una revista, comenzabas con historias cortas en blanco y negro, y después más largas, y posteriormente color, que era carísimo de imprimir”. Eso se puede ver en este recopilatorio: Cleopatra sigue estando vigente 30 años después.