Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento abre solo dos de las 25 estaciones de Cercanías prometidas

Apenas se han construido 10 de los 115 nuevos kilómetros que acordaron José Luis Rodríguez Zapatero y Esperanza Aguirre

Cercanias gráfico VER EL GRÁFICO

El Estado ha construido cuatro de las 25 estaciones previstas (16%) y 10 de los 115 nuevos kilómetros (8,7%) de vías del plan de Cercanías que en 2009 acordaron José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), presidente del Gobierno entre 2004 y 2011, y Esperanza Aguirre (PP), presidenta regional de 2003 a 2012. El Estado se comprometió a invertir 5.000 millones de euros y la Comunidad otros mil para extender la red ferroviaria autonómica a una docena de municipios y llegar al 90% de los 6,5 millones de habitantes de la región. Seis años después de la firma del plan de infraestructuras entre ambas Administraciones, solo hay dos estaciones abiertas y el AVE a Barajas es otra promesa incumplida de un plan que se sigue “redactando”.

Fomento reconoce que todavía “se están redactando” los estudios informativos —la primera fase de toda obra— de la mayoría de prolongaciones y variantes previstas para la red de Cercanías. Es el caso de las ampliaciones hasta Parla-Torrejón de la Calzada/Torrejón de Velasco; de la línea entre San Sebastián de los Reyes con San Agustín de Guadalix y Algete; de la extensión hasta Mejorada del Campo; o del eje transversal Este-Suroeste (tramo San Fernando-Príncipe Pío), que cruzaría Madrid hasta Villaviciosa de Odón vía Avenida de América y evitando Atocha y Chamartín.

“Era un proyecto muy ambicioso y no se ha hecho prácticamente nada”, critica Rafael Simancas, diputado socialista en el Congreso. Como los cinco intercambiadores nuevos previstos, o la mejora de 55 estaciones que ya existen. Tampoco ha pasado del papel la cuadruplicación de la vía entre Pinto y Aranjuez y entre Las Rozas-Villalba. Igual que la variante por el centro urbano de Majadahonda y Las Rozas. “Es una falta de apuesta palpable por un modelo de transporte público que además es eficiente y sostenible”, recalca Simancas. El proyecto constructivo entre Colmenar Viejo y Soto del Real “se iniciará a corto plazo”, según el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

La única prolongación ejecutada, tras una inversión de 218 millones, es la línea que enlaza Chamartín con la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas desde septiembre de 2011.

Entretanto, la alta velocidad continúa sin conectar el principal aeropuerto español —contó con 181 destinos a 64 países en 2014— y primer aeropuerto europeo en oferta de asientos a América Latina. “No tiene sentido que sigamos sin AVE a Barajas, es un freno al sector turístico y de negocios pese a los evidentes beneficios que tendría”, incide Simancas.

El túnel de alta velocidad entre Chamartín y Atocha, clave para la conexión directa, sin transbordos, entre el norte y sur de la red de alta velocidad de España —la segunda mayor del mundo (3.100 kilómetros), tan solo por detrás de China— y de cuyo acabado también depende el enlace con Barajas, se terminó de perforar en 2011. Así sigue, a la espera de que se instalen la red de electrificación (catenaria e instalaciones asociadas) y señalización del túnel. El coste de las obras pendientes es de unos 100 millones, tras más de 280 millones invertidos en la construcción del túnel de 7,3 kilómetros de longitud, la plataforma y la colocación de la vía.

La primera estación abierta de las dos en funcionamiento fue la de Manoteras

Dos de las cuatro estaciones terminadas del plan de Cercanías 2009-2015 permanecen cerradas. La apertura de la estación de Mirasierra estaba prevista para este mes, aunque podría retrasarse unas semanas. La de Valdebebas, por la que los trenes pasan pero no se detienen, está acabada desde finales de 2011. La Administración justifica su falta de uso por la baja demanda de usuarios que tendría. Valdebebas cuenta con unos 10.000 vecinos.

La primera estación abierta de las dos en funcionamiento fue la de Manoteras, que se inauguró en marzo de 2011. La presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, ambas del PP, inauguraron el 31 de agosto la estación de Cercanías de Soto del Henares. Con una inversión de 3,2 millones de euros, da servicio a más de 25.000 vecinos de la zona de Torrejón de Ardoz. Cifuentes celebró la apertura de la estación como “el resultado tangible de un compromiso político firme con los servicios públicos”. “A no ser que haya un cambio de Gobierno en España, me temo que este plan ferroviario no pasará de los folletos y los discursos”, difiere Simancas.

Aunque el plan de Cercanías depende en su mayor parte del Estado, el Gobierno regional aspiró a realizar por su cuenta, para 2011, tres ampliaciones de la red madrileña. No ejecutó ninguna. Por ejemplo, para desahogar Príncipe Pío y ampliar la oferta de estaciones existente, quería llevar el Cercanías de Aravaca hasta la estación de Moncloa mediante un enlace por debajo del Parque del Oeste que conectara con el Puente de los Franceses.

El plan de Cercanías depende en su mayor parte del Estado

El Gobierno regional insta a OHL a que acabe la línea entre Móstoles y Navalcarnero. La empresa interrumpió las obras en 2010 al ver que el proyecto no tenía viabilidad económica (recibiría una subvención en función del número de pasajeros). OHL invirtió 130 millones de los 362 previstos para la línea, que tendría 14,8 kilómetros y pasaría por Arroyomolinos. Responsables de distintas administraciones coinciden en que el asunto se resolverá en los tribunales en unos años y dará la razón a la Comunidad. Y que los habitantes de Navalcarnero seguirán como están. Sin tren.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram