Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

150 instantáneas para condenar la violencia contra la mujer afgana

Los reporteros Gervasio Sánchez y Mònica Bernabé presentan en La Nau "momentos salvajes e "imposiciones sociales" que sufren las mujeres en esta república asiática

El fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez durante la presentación.
El fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez durante la presentación.

Los reporteros de guerra Gervasio Sánchez y Mónica Bernabé han presentado una exposición que, mediante 150 fotografías sobre "momentos salvajes e "imposiciones sociales", llama la atención sobre la violencia que sufren las mujeres en Afganistán. Estas instantáneas, divididas en seis bloques, se pueden visitar en el Centre Cultural La Nau hasta el 14 de febrero.

Mujeres. Afganistán. Fotografías de Gervasio Sánchez y textos de Mónica Bernabé, que se inaugura a las 20.00 horas y contará con una conferencia de los dos autores a las 19.00 en el Aula Magna de La Nau, no trata el problema del burka porque no es "el principal de la mujer afgana" sino que "muchas veces les sirve de protección". Por el contrario, los autores han querido contar "historias sobre mujeres con nombre y apellidos, no anónimas", ha explicado Sánchez. "En esta muestra se dan a conocer historias de muchas mujeres encarceladas por haber sido violadas o por huir de su matrimonio forzoso porque querían estudiar", ha relatado Sánchez.  "En definitiva, momentos muy duros y salvajes de personas que saben claramente que su vida es una ruina", ha agregado.

Es el caso de una chica de 14 años obligada a casarse con un hombre de 80 o el de una mujer de 17 años y embarazada, agredida por su pareja, que tenía el 48 por ciento de su cuerpo quemado y murió el mismo día en el que Bernabé y Sánchez fueron a contar su historia. También son protagonistas de la exposición boxeadoras y futbolistas que "son conscientes de que en algún momento serán obligadas a casarse y tendrán que dejar el deporte y los estudios".

Estas historias no se producen porque las leyes afganas no protejan a las mujeres ya que, según ha comentado Sánchez, estas dicen que el hombre y la mujer son iguales y también el Corán impide el matrimonio forzoso, pero "el problema es que nadie lo cumple debido a la tradición". 

El corresponsal de guerra ha criticado que la comunidad internacional ha estado presente en Afganistán desde 2001 y "tendrían que haber obligado a que la tradición deje de estar por encima de las leyes pero no han hecho nada y ha sido vergonzoso", por lo que son "responsables de estas historias".

Sánchez ha apuntado que no han tenido que "ir a buscar a los talibanes" para reflejar esta realidad sino que son "personas con una vida normal y corriente" que viven en Kabul (Afganistán) y no "en un pueblo perdido en las montañas a 300 kilómetros".

"Cuanta más fe metes en una historia, más jugo se le puede sacar", ha manifestado Sánchez, en referencia a esta historia que iban a tener lista en dos años y finalmente les ha llevado cinco. Asimismo, ha comentado que "cuando deje de sentir el dolor de las víctimas" dejará el periodismo porque estos trabajos "no se hacen para ser guay o quedar bien en televisión".

Al hilo de estas reflexiones, el corresponsal de guerra ha afirmado que uno de los problemas del periodista tradicional es que no le dan tiempo para seguir estas historias, "que son periodismo puro y cuando esto llegue a los periódicos, los lectores dejarán de huir".