Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJ responde que a Barberá solo puede investigarla el Supremo

Los socialistas denunciaron a la exalcaldesa de Valencia por mantener honores al franquismo

La alcaldesa de Valencia muestra el lápiz electrónico con los presupuestos de 2015.
La alcaldesa de Valencia muestra el lápiz electrónico con los presupuestos de 2015.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano ha respondido al juzgado de Instrucción número 16 de Valencia que no es competente para investigar a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá porque esta ya no es diputada del Parlamento autonómico, sino senadora territorial. Y que el único órgano judicial que puede investigar y enjuiciar ahora a la exregidora es el Tribunal Supremo.

Barberá fue denunciada por los socialistas valencianos en mayo, acusándola de mantener símbolos y honores al franquismo, lo que en su opinión incumplía la Ley de Memoria Histórica, a pesar de haber sido advertida de ello.

La norma, recoge la resolución del TSJ citando la demanda, "obliga a los Ayuntamientos a establecer las medidas oportunas para la retirada de símbolos y monumentos públicos de exaltación de la sublevación militar, Guerra Civil y represión de la dictadura".

El magistrado del Tribunal Superior José Ceres rechaza ahora la inhibición planteada por el juez de instrucción "a fin de que proceda conforme a derecho", sin hacer indicación sobre si debe o no dirigirse al alto tribunal.

Después de presentar la denuncia en la que también participó el Grupo por la Recuperación de la Memoria Histórica y el abogado Eduardo Ranz, el presidente del PSPV-PSOE de la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, afirmó que su intención no era una condena penal para la entonces alcaldesa, sino "llamar la atención" sobre la "actitud" de Barberá y el incumplimiento de la ley en Valencia.

El nuevo Gobierno local, en el que participan Compromís, socialistas y València en Comú, se ha comprometido a estudiar la lista de supuestos incumplimientos elaborada por el grupo de memoria y, en su caso, a quitar símbolos, cambiar nombres de calles y retirar distinciones a antiguos miembros del régimen.

El grupo de memoria histórica contabiliza 33 calles de Valencia que, según su estudio, están dedicadas a representantes del régimen. Su informe mencionaba, además, otras referencias a la dictadura en la ciudad, como la pintura de Francisco Franco incluida en un mural de la Iglesia del Carmen de Valencia.

Además de la alcaldesa Barberá, a principios de año también fue denunciado por mantener símbolos franquistas el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, pero la demanda fue archivada.