Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De teatro en teatro

El actor Antonio Hortelano frecuenta zonas verdes de Madrid y restaurantes en la Sierra

El actor Antonio Hortelano fotografiado en el teatro La Latina. Ampliar foto
El actor Antonio Hortelano fotografiado en el teatro La Latina.

1. Teatro La Latina. Es el teatro donde hice mi primera función en plan profesional. Antes había estado en compañías más independientes, por otros lugares, pero aquí era algo más serio: Olvida los tambores, de Ana Diosdado. Y ahora, muchos años después, estoy aquí otra vez, con Nuestras mujeres. Es un teatro con mucha historia y, además, me encanta esta zona (Plaza de la Cebada, 2).

2. Teatro Amaya. Con Olvida los tamboresacabamos haciendo cuatro meses más en el Amaya, aprovechando el tirón. Lo lleva Alberto Blasco, un gran profesional que nos lo puso muy fácil. Allí continué aprendiendo mil cosas y conociendo a otras personas vinculadas a este teatro, como Moncho Borrajo. (Paseo del General Martínez Campos, 9).

Tres actores y sus mujeres

Antonio Hortelano (Valencia, 1975) se dio a conocer con el adorable macarra Quimi, en la ya clásica serie Compañeros. Pero no ha parado de hacer teatro: ahora presenta Nuestras mujeres,dirigida por Gabriel Olivares, con Gabino Diego y Antonio Garrido, en Teatro de La Latina.

3. Teatro Maravillas. Ahí entré en contacto con el gran director Gabriel Olivares, que ahora es un gran amigo. Y también a Pedro Larrañaga, uno de los productores más importantes del país. Estuvimos haciendo Burundanga, que lleva cuatro años y medio cosechando éxitos. Se debe a una magia especial que se creó ahí y que no es nada común de ver sobre los escenarios (Manuela Malasaña, 6).

4. Teatro Lara. Y siguiendo con el hilo, en el Lara fue donde continuamos con Burundanga, una función en la que he aprendido un montón sobre esto de la interpretación. Este año, después de estar un tiempo haciendo otras cosas, volví a hacerla y me encantó porque vi que la hacía desde otro punto de vista, mucho más medido, siguiendo aquello de “menos es más” (Corredera Baja de San Pablo, 15).

5. Restaurante Asador Casa Juan. Juan me mima mucho, pero además su comida es deliciosa. Cocina española tradicional: carnes, pescados, jamoncito, todo buenísimo. Es un sitio muy acogedor, con aspecto de asador, en el que se está a gusto y tranquilo (Infanta Mercedes, 111).

6. Glorieta de Bilbao. Me gusta mucho caminar por Madrid y no sé por qué razón hay algo que me atrae en esta glorieta y siempre acabo paseando por allí. Tal vez sea porque el teatro Maravillas está cerca y es una zona que he frecuentado mucho y conozco bien. Es una pena que hayan cerrado el mítico café Comercial.

7. Parque del Retiro. Me gustan los espacios abiertos y verdes, el estanque y las estructuras que hay alrededor. Me voy a estar tranquilo, a no hacer nada, preferiblemente en algunos lugares escondidos cerca del Palacio de Cristal.

8. Templo de Debod. Otro espacio verde donde me gusta ir a tomar el fresco, con sus vistas a la Casa de Campo y su templo egipcio. Madrid es muy bonito, pero echo de menos más zonas como estas y las voy buscando como sea.

9. La Sopa BoBa. Es un restaurante que tiene mi amigo Fernando Limón en Alpedrete. Tiene un género maravilloso y le encanta hacer cosas extrañas y nuevas en la cocina. Recomiendo los aperitivos de gamba con un rollito fino de patata, el solomillo de ternera, el bacalao o la ventresca (Travesía de Guadarrama, 4/6).

10. Bar Carlones. En Becerril de la Sierra Miguel Carlones regenta un lugar ideal para tomar tapas y utiliza mucho eso tan típico de la sierra como son las setas y los hongos, además de una buena selección de vinitos y una carne a la piedra fantástica (Plaza de la Constitución, 1).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram