Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Martínez Guerricabeitia, el coleccionista comprometido

Fue hijo de un minero anarquista, preso del franquismo y mecenas de izquierdas Prosperó con un negocio de exportación de calzado a EE UU y donó su obra

Jesús Martínez Guerricabeitia, a la derecha, con el exrector de la Universitat de València Francisco Tomás. Ampliar foto
Jesús Martínez Guerricabeitia, a la derecha, con el exrector de la Universitat de València Francisco Tomás.

Jesús Martínez Guerricabeitia (Villar del Arzobispo, Valencia, 1922), empresario, coleccionista y mecenas de izquierdas ha fallecido en su vivienda de Valencia, según ha informado la Universitat de València, a la que donó importantes fondos de arte contemporáneo. Más de 200 cuadros entre los que destacaban obras de Arroyo, Equipo Crónica, Renau, Genovés, y Villalta.

La capilla ardiente estará instalada desde este martes a las cinco de la tarde en La Nau, sede histórica de la universidad, y el funeral tendrá lugar el miércoles a la una del mediodía en el cementerio general de Valencia.

Hijo de un minero anarquista de amplia cultura y hermano del exiliado fundador de la editorial antifranquista Ruedo Ibérico, José Martínez Guerricabeitia, él mismo abandonó España en 1951 tras haber estado en prisión con varios miembros de su familia por sus ideas políticas. La cárcel se convirtió "en la universidad que nunca tuvo", según su biógrafo José Martín, al coincidir con intelectuales represaliados.

A diferencia de su hermano, que eligió Francia, Jesús Martínez Guerricabeitia se fue a Colombia tras haber entrado en el negocio del comercio de pieles y vivió 15 años en Barranquilla. En 1965 volvió a Valencia y prosperó como exportador de calzado alicantino a Estados Unidos.

Simpatizante del Partido Comunista de España (PCE), Guerricabeitia se inició tardíamente en el coleccionismo adquiriendo junto a su mujer y también donante Carmen García Merchante un cuadro de la época azul de Picasso, según contó él mismo en EL PAÍS en una conversación con otro gran coleccionista valenciano, Pere Maria Orts. Nacidos con un año de diferencia en familias ideológicamente opuestas, Orts atesoró una gran colección de arte con obras desde el siglo XV que incluían cuadros de Tiziano, Zuloaga y Sorolla que donó, en su caso, a la Generalitat valenciana. Orts también falleció en febrero de este año.

Guerricabeitia empezó a financiar arte tras regresar a Valencia. "Su ideología le llevó a sentirse identificado con artistas que cultivaban ese tipo de arte realista que se hacía eco de la denuncia, de la crítica social, comprometido", señaló de él su biógrafo. A pesar de ello, superados los 80 años el coleccionista afirmaba tener la certeza "de que con arte no se mejora nunca la humanidad".

El empresario afirmó que nunca estuvo pendiente de la cotización de las obras que iba acumulando y que nunca las vendió. La relación del coleccionista con la Universitat de València se inició con la bienal de arte que lleva su nombre y que el año pasado celebró su edición número 12. "Empezamos [con su mujer] a pensar cómo mostrar los cuadros porque nos hacía gozo que la gente los viera", afirmó.

El proceso por el que acabaría donando a la institución su colección fue largo y él lo comparó con la entrega de sus hijos. La negociación empezó en la etapa del exrector Ramon Lapiedra (1984-1994), contó con la participación del catedrático y teórico del arte Román de la Calle y se materializó en 1999, cuando Pedro Ruiz estaba al frente de la universidad.

Guerricabeitia donó igualmente una vasta colección de libros, sobre todo de pensamiento político, a la Biblioteca Valenciana, órgano dependiente de la Generalitat que tiene su sede en el antiguo monasterio de Sant Miquel dels Reis de Valencia. 

A lo largo de su vida recibió entre otras distinciones las del Consell Valencià de Cultura, la Universitat de València, la Asociación Valenciana de Críticos de Arte, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia y el Ayuntamiento de Valencia.

Más información