Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adif paraliza dos años el principal tramo del corredor mediterráneo

La adaptación al ancho internacional del tramo entre Castellbisbal y Martorell no ha empezado

Adif mantiene paralizada desde hace dos años la construcción del principal tramo del corredor mediterráneo en Cataluña. No hay rastros de obras pese a que adjudicó en junio de 2013 el contrato con el que se tenía que colocar un tercer raíl para adaptar las actuales vías, de ancho ibérico, al estándar internacional. La actuación permitiría dar salida hacia Europa a trenes cargados desde las fábricas de Seat, Solvay y Cerestar, pero además solventaría “el cuello de botella más importante del corredor mediterráneo”, según señala un informe de Ferrmed, el lobbyeuropeo que batalla por la autopista ferroviaria.

Según fuentes de la Administración y del sector de las contratistas de obras, el parón de la construcción del tramo está vinculado a la necesidad de efectuar antes una obra complementaria, la recuperación de un antiguo túnel de vía única que está fuera de servicio y que antiguamente unió ambas poblaciones. Pese a ser imprescindible, el Ministerio de Fomento no inició la información pública de ese proyecto hasta un año después de adjudicar las primeras obras. En el momento del anuncio, aseguró que esa obra “permitirá aumentar la capacidad de la línea ferroviaria entre Castellbisbal y Martorell” y “permitirá reducir las afecciones al tráfico ferroviario de las obras adjudicadas para la implantación de ancho estándar en el corredor mediterráneo”.

Actualmente funciona un túnel de doble vía, pero que tiene que sufrir obras considerables para adaptarse a las necesidades del corredor. Entre otras, rebajar su plataforma para adecuarse a los nuevos gálibos requeridos por el ancho estándar (o internacional). La complejidad de esa obra afectaría a uno de los puntos calientes de la red ferroviaria catalana. Ferrmed destaca en uno de sus informes, presentado el pasado mes de enero, que entre Barcelona y Martorell circulan cada día 200 trenes. El lobby señala que es “urgente” recuperar ese túnel en desuso e incluso plantea que, de estar en marcha, incluso se podría “de momento” frenar la remodelación del túnel actual.

El problema de la situación en la que se encuentra el proyectó es cómo puede asumir la adjudicataria de la obra esa modificación de contrato, por lo que algunas fuentes dan por hecha una nueva licitación. Adif no respondió a este diario.

El tramo Castellbisbal-Martorell no es solo imprescindible para el tráfico de trenes de mercancías que salgan de Cataluña hacia Europa. También es un paso de oro para hacer realidad el corredor mediterráneo hasta la Comunidad Valenciana e impulsar, incluso, las conexiones con el centro de la Península Ibérica. En paralelo se tendrían que adaptar las estaciones de ambas poblaciones para que puedan acoger trenes de hasta 750 metros, lo que contribuiría a hacerlos rentables.

El informe de Ferrmed señala que el actual túnel en funcionamiento, en el que se tienen que encajar dos vías con tres raíles cada una, existen problemas de gálibo y “de estabilidad de su estructura, con lo cual requiere una compleja actuación para subsanar ambas limitaciones”. Y los plazos es lo que impide que en 2017 pueda estar concluida esta obra esencial para el corredor mediterráneo. Las obras requieren entre dos y tres años para su ejecución.