Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Podemos debe integrarse en una plataforma social amplia”

Oltra ejerce desde esta semana como presidenta en funciones

La portavoz y consejera de Políticas de Igualdad se define como "valencianista"

Dice que se sintió dolida cuando la tacharon de "devoradora" por aspirar a la presidencia

La líder de Compromís prefiere no dar fechas para la apertura de Canal 9

"Estamos todavía con el detector, en vez de metales, de indecencias"

Mònica Oltra durante la entrevista.

La abogada Mònica Oltra, (Neuss, Alemania, 1969), dirigente de Iniciativa del Poble Valencià, uno de los tres colectivos que forman Compromís, partido que gobierna en la Comunidad Valenciana junto a los socialistas, ejerce desde esta semana de presidenta de la Generalitat. Sustituye por vacaciones a su socio en el ejecutivo, Ximo Puig. La entrevista se desarrolla en la sede de la vicepresidencia, una casa solariega rehabilitada, que la portavoz y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas, ha abierto al público.

Pregunta. ¿Cómo lleva sus nuevas funciones en este palacete?

Respuesta. Te hace sentir muy pequeña. Cuando vi este despacho tan enorme me dije: aquí podría vivir una familia. Seguro que hay muchas que tienen menos metros. Me parece todo sobredimensionando y exagerado. Por otra parte me ha sorprendido la ilusión con que los funcionarios nos han recibido y sus ganas de trabajar para sacar adelante una situación que llevó a una desmoralización muy grande. Con la crisis, que ha dejado por el camino a mucha gente, y la corrupción generalizada, que ha devaluado mucho la política, había cundido mucho el desánimo.Todo eso se ha transformado en energía para sacar adelante este país y eso me pone las pilas.

P. Hace unos días hubo cierta polémica en el Ayuntamiento por la inclusión de diada y poble valencià en un texto, mientras se obviaba Comunidad Valenciana.

R. Diada es una manera de entender que es un día especial. Un día importante. Son sinónimos. Pero lo importante y que nunca se había hecho, es lo que dice y pide la resolución, que es que la procesión cívica del 9 d’Octubre, que es centenaria, tenga la consideración de Bien de Interés Cultural porque es de todos los valencianos.

P. El Partido Popular les acusa de confundir.

R. Es una manera de intoxicar para enfrentarnos. Para nosotros la política importante es la que une. No voy a entrar en un juego que no beneficia más que al PP que siempre ha entendido que del enfrentamiento podía sacar rédito electoral.

P. ¿Es usted catalanista?

Me taparán la boca pero no me callarán. Y las camisetas nacieron así. Llevando a mi hija a la guardería organicé la historia

R. No. Yo soy valencianista (ríe). Me defino como ciudadana valenciana del mundo. Estoy muy centrada en la política de aquí porque yo soy de tierra chiquita, y creo que la democracia cuanto más cerca de los ciudadanos y ciudadanas más de calidad es. Supongo que habrá catalanes que son catalanistas igual que hay valencianos que somos valencianistas. A mí me gusta mi tierra y la defiendo.

P. ¿Cómo ve el proceso soberanista?

R. Con preocupación porque me espanta la absoluta falta de diálogo que hay entre el Gobierno de España y el catalán. Creo que no se puede ser tan irresponsable y que los dos deberían dialogar.

P. ¿Ha abandonado las camisetas?

R. No! Tengo cajas enteras llenas de camisetas y todos los días me regalan alguna. Y, además, me resulta muy entrañable que la gente y las asociaciones me sigan regalando camisetas. Las llevo con mucho orgullo.

P. ¿Se le ocurrió a usted? ¿Era una forma de llamar la atención?

Tenemos ganas de hacer muchas cosas. Somos como una gaseosa efervescente. Todo el mundo aportando ideas

R. Era una forma de protesta. Cuando me puse la más famosa, la del oeste, la de Wanted [camiseta con la cara de Francisco Camps en la que se leía: Wanted. Only Alive (Se busca. Sólo Vivo)] estaba previsto que Camps acudiera a la sesión de control al Gobierno. En esa época había estallado el caso Gürtel y sistemáticamente fallaba todas las convocatorias. Pero para ese día el PP había confirmado su presencia en el Parlamento. Entonces me llaman y me dicen que Camps no irá. Que está en Boston de viaje oficial. Me sentí estafada. Un viaje así no se prepara en diez minutos. Nos querían cerrar la boca. En el fondo lo que querían era impedir la crítica, que se debatiera, y que se supiera. Y entonces me dije: me taparán la boca pero no me callarán. Y las camisetas nacieron así. Llevando a mi hijo a la guardería.

P. ¿Ya no habrán más acciones con camisetas?

R. Bueno, yo siempre he dicho que cuando haga falta la Oltra se pondrá la camiseta. La camiseta tenía esa misión, que era poder expresar lo que no nos dejaban expresar en palabras. El día que alguien quiera volver a taparme la boca pues me volveré a poner la camiseta.

P. ¿Qué reclama más su atención? ¿Qué quiere hacer?

R. Tenemos ganas de hacer muchas cosas. Ahora somos como una gaseosa efervescente. Todo el mundo aportando ideas. Pero hay muchos temas pendientes. En mi consejería hay más de 33.000 dependientes que no cobran, que están pendientes de valoración, y que hay que solucionar. Queremos poner en marcha planes de igualdad que vayan más allá de las situaciones extremas de la violencia de género.Tenemos planes contra la pobreza infantil. Hoy, cuatro de cada 10 niños en nuestra comunidad, es pobre. Es inconcebible en un país rico como el nuestro. Eso nos pone en pie todos los días.

Gente cobrando que no sabes qué hace. Es el caso de la Ciudad de la Luz. Hay mucho que desescombrar

P. ¿Y respecto a la anterior gestión?

R. Limpiar las consejerías. Lo más triste que te encuentras son esos contratos blindados, esas estructuras corruptas y podridas que siguen desviando fondos. Queremos frenar la sangría de los que se blindaron contratos, algunos, incluso en el mes de mayo, pocos días antes de las elecciones.

P. ¿Aún quedan muchos?

R. Ay! Sí. Cada día nos encontramos minas antipersona, como digo yo. Gente que se blindó un lugar al sol. Gente cobrando que no sabes qué hace. Es el caso de la Ciudad de la Luz. Estamos todavía con el detector, en vez de metales, de indecencias. Costará mucho porque hay que desescombrar.

P. ¿Qué ha sido lo peor?

R. Todo, porque el saqueo de los fondos de cooperación fue lacerante. Blasco está en prisión y tiene en marcha otros dos pleitos.Otro ejemplo es el entramado que se construyó alrededor de las residencias de mayores.Te das cuenta de que se hizo para desviar el dinero, para saquear, para que [Juan] Cotino [exconsejero y expresidente del Parlamento valenciano] y su familia; [Enrique] Ortiz [constructor alicantino imputado en Gürtel y Brugal] y tantos otros, sacaran beneficios y se hicieran ricos a costa de las personas mayores.

P. ¿Qué recuerda de su expulsión de las Cortes Valencianas por Cotino? ¿Lo ha vuelto a ver?

R. No lo he visto desde que dimitió. Recuerdo a veces la desazón de estar rodeada de podredumbre. Del cansancio que te invadía cuando pensabas si realmente íbamos a poder con todo eso. Y, bueno, el desánimo yo siempre lo he arreglado durmiendo ocho horas.

P. Es optimista.

R. Sí, cuando he dormido mis ocho horas sobre todo (ríe). Yo diría que perseverante más que optimista. Es difícil que me rinda.

P. ¿Qué más es Mònica Oltra?

R. Soy trabajadora, tengo mucha fuerza de voluntad, eso decía mi padre. Y, bueno, creo que también soy tierna.

P. Pues tiene usted fama de dura. Durante la negociación con el PSPV la acusaron de ambiciosa e insensible.

Con Canal 9 no podemos empezar un proceso por querer ir más rápido de lo que se puede, que al final genere más víctimas

R. Y de devoradora e inmoral. Desde luego, no me reconocía.

P. ¿Le dolió?

R. Claro. Aunque no soy rencorosa hubo editoriales y artículos muy duros. Muchos de línea progresista. Eso me dolió más todavía. Tengo claro que a un hombre no se lo hubieran hecho porque se le supone normal querer disputar el espacio público, pero nosotras todavía somos vistas como intrusas. El hecho de que yo aspirara a la presidencia se veía como algo absurdo.

P. ¿Estamos tan mal financieramente?

R. Somos una anomalía democrática. La única comunidad autónoma de España que siendo pobre; con el PIB y la renta per cápita por debajo de la media, pagamos. Deberíamos ser receptores.

P. ¿Pero tenemos para llegar al final del año o no?

R. No. ¡Pero si el anterior gobierno agotó en mayo el tope de déficit! Había dejado sin pagar las becas de los comedores escolares desde el 1 de enero y teníamos retraso de dos meses para las personas dependientes.

P. La presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, dijo que no era cierto.

R. La señora Bonig miente. Y los dependientes lo saben y la sociedad también. Las ayudas a la dependencia se pagaban con dos meses de retraso. Ahí están las cifras y los testimonios de las personas que han recibido en su cuenta corriente el dinero.

P. Le hago la misma pregunta que a Ximo Puig. ¿Qué tal se llevan ustedes?

R. Pues la verdad es que muy bien. Yo creo que tenemos a todo el mundo sorprendido. Hemos encajado muy bien. Nos comunicamos muy bien. Tomamos las decisiones conjuntamente de una forma muy natural.

P. ¿Se llevan mejor que antes?

R. En el momento en que desaparecieron los personajes y se encontraron las personas todo encajó. Quizás hubo una construcción a través de la prensa o de la mirada de otros. La verdad es que nunca había tenido una mala relación con el presidente porque apenas nos conocíamos. Pero en el momento nos sentamos, nos comunicamos y nos miramos a los ojos, pues todo desapareció. Yo soy de las que piensa que te miras a los ojos y todo se coloca en su sitio. Y en este caso, ha sido así.

P. ¿Se ve de presidenta algún día?

R. Bueno, creo que del 14 al 24 de agosto estoy de presidenta. El presidente se va de vacaciones. Así es que sí, de aquí a pocos días me veo de presidenta. Me da un poco de vértigo.

P. La pregunta iba un poco más allá del verano.

R. Yo ahora me veo de vicepresidenta. Y cuando acabe la legislatura, satisfecha de mi trabajo. Ese es mi objetivo. Hacer bien mi trabajo durante estos cuatro años.

P. ¿Hubo o no lucha por la presidencia entre Puig y usted?

R. Entre lo que uno dice y lo que se interpreta, a veces hay un abismo. Yo entiendo que no hubo lucha. Cada uno concurre a las elecciones con sus ideas, su programa y sus esperanzas, y luego los ciudadanos reparten el poder y la influencia de acuerdo con los escaños que al final tienes. Prefiero plantearlo como una competencia leal y sana. Sí que hubo un día más difícil. En el que tuve un poco de pánico, de duda. Pero estaba convencida del pacto al servicio de la vida, de los servicios públicos, de la ética en la vida pública. Todo esto hace que esté orgullosa de haber puesto en marcha este Gobierno.

P. Las elecciones generales supondrán un momento complicado.

R. Pero también esperanzador. Creo que es importante que el cambio que se produjo en mayo tenga una continuación. De manera que se rescaten personas y no bancos, y de que se luche contra la corrupción; de que devuelvan el dinero robado; de que las políticas medioambientales tengan un amigo y un cómplice en el Gobierno, y no como ahora, que actúa de enemigo de los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas que han decidido un cambio político.

P. ¿Con Podemos?

R. Espero que en una plataforma social amplia en la que obviamente esté Podemos. Pero que también haya otras personas que han representado a otras fuerzas o a otros movimientos que se han destacado en la lucha por los derechos de los ciudadanos. Se trata de concurrir en una única oferta electoral.

P. ¿Es amiga de Pablo Iglesias?

R. Pues es como todo. La gente se piensa que tenemos una relación de vernos todos los fines de semana, pero no. Solo nos hemos visto dos veces en esta vida pero hemos conectado muy bien.

P. ¿La apertura de la televisión valenciana será el 9 de octubre, como anunció Puig?

R. No voy a decir una fecha con la que no me pueda comprometer. La gente que no tenemos patrimonio solo tenemos la palabra, ¡eh! Y la mía es valiosa. Y si luego no puedo cumplir tengo que explicarlo muy bien (baja mucho el tono) porque a mí no me gusta incumplir mi palabra. Por eso nunca he prometido una fecha.

P. ¿Que quiere decir?

R. Hasta que los nuevos liquidadores no hagan una radiografía de la situación no quiero pronunciarme. Sí quiero expresar una voluntad política. Que el primer día que pueda haber televisión y radio las habrá porque es una voluntad política de este Gobierno. Y porque estuvimos y estamos en contra de cómo se hizo el primer ERE, el segundo y el cierre de Canal 9 y la radio. No podemos empezar un proceso por querer ir más rápido de lo que se puede, que al final genere más víctimas. Hay que hacerlo bien.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >