La oposición niega el carácter plebiscitario de las elecciones del 27-S

Los partidos soberanistas coinciden en que la mayoría estaría situada en los 68 escaños

Artur Mas durante la rueda de prensa de este martes.
Artur Mas durante la rueda de prensa de este martes.Albert Garcia

Los partidos de la oposición han hecho este martes un balance sobre la legislatura de Artur Mas y la convocatoria de elecciones para el 27 de septiembre. Tanto Catalunya sí que es pot, como el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y Unió Democrática de Cataluña (UDC) han coincidido en rechazar el carácter plebiscitario de las elecciones del 27-S. La CUP, que sí otorga un carácter plebiscitario a los comicios, se desmarca de los otros partidos soberanistas al asegurar que lo importante es ganar no solo en escaños sino en votos.

Más información
Artur Mas: “El sí a la independencia ganará a partir de 68 diputados”
Junqueras fija en la mayoría absoluta el mínimo para la independencia
Albiol pide el voto de los socialistas que se sienten catalanes y españoles
Josep Rull: “Lo que queremos el 27-S es contar cuántos somos”

Todas las formaciones se han posicionado respecto al número de escaños o votos que es necesario para resolver que los catalanes sí quieren la independencia. El portavoz de Esquerra Republicana (ERC) Sergi Sabrià, que ha asegurado que un referéndum se gana por el 51% de los votos, así que si Junts pel Si logra los 68 escaños -la mayoría absoluta del Parlament- tendrían una "mayoría legítima". Respecto a la posible impugnación del decreto de convocatoria del 27-S Sabrià ha asegurado que "las decisiones de los ciudadanos catalanes no pueden estar esperando a que el Tribunal Constitucional prohíba cualquier decisión, que es lo que ha estado pasando estos últimos tres años".

La CUP también ha coincidido en la necesidad de alcanzar los 68 escaños para poder declarar la independencia, aunque esperan obtener más de un 60% de los votos para poder decir que una amplia mayoría en la calle quiere ser independiente. Esta cifra contrasta con el 55% de los votos que ayer había pedido el diputado de la CUP David Fernández. Respecto a las próximas elecciones Baños ha asegurado que su formación no será partido bisagra ni la llave al poder. "No investiremos a Mas, pero tampoco le haremos el juego al Estado Español. No hemos venido a crear mayorías, hemos venido a crear una fuerza popular y anticapitalista", ha sentenciado.

Por su parte el cabeza de lista de Catalunya si que es Pot, Lluís Rabell, ha recordado que votar la lista de la independencia es votar a Mas como futuro presidente. Rabell también ha aprovechado para quejarse porque "para entender las elecciones se necesita un manual de instrucciones" ya que existen varios posicionamientos sobre el resultado necesario para considerarlas un éxito a favor del independentismo. El candidato de Catalunya sí que es Pot también ha defendido que no se puede entender el 27-S como un plebiscito porque las reglas del juego no han sido consensuadas. Además, Rabell ha resaltado que sería necesario un referéndum para legitimar la independencia, algo que "no se puede saltar porque haya sido difícil". 

El representante del PSC, Ferran Pedret, - número tres de la lista por Barcelona- se ha limitado a asegurar que el PSC no reconoce el carácter plebiscitario de las elecciones y por ello no ha querido hablar sobre de mayorías necesarias para proclamar la independencia. Pedret ha defendido la postura socialista asegurando que "la independencia solo se puede lograr mediante un proceso dialogado y un pacto político lo más amplio posible".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El socialista también ha aprovechado su intervención para hacer un balance de los tres años de gobierno de Artur Mas, los cuales ha dicho que "se han caracterizado por una profunda inestabilidad social". Además, Pedret ha asegurado que con el gobierno de Mas no se ha avanzado nada en materias como sanidad o educación. 

El portavoz de Convergència en el Parlamento catalán, Jordi Turull, ha hecho un balance muy positivo de esta legislatura, y ha asegurado que el fin de la misma coincide con el fin de la "era autonómica". El convergente ha reiterado el carácter plebiscitario de las elecciones de septiembre, y ha destacado que el Gobierno de Rajoy es el primero en jugar con esto, ya que si la candidatura soberanista no gana serán los primeros en decir que los catalanes no quieren la independencia.

El último en comparecer ante los medios ha sido el candidato de Uniò Democrática de Catalunya, Ramón Espadaler que ha mostrado su preocupación por la que la CUP pueda adquirir un papel determinante en el proceso soberanista. "La CUP es un partido que se define como anticapitalista, y eso no solo nos preocupa a nosotros sino que también preocupa a una gran parte de este país", ha asegurado

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, también ha querido pronunciarse sobre la convocatoria del 27-S, y ha pedido a PSC y PP que apoyen a Inés Arrimadas, la candidata de su formación, para formar un gobierno conjunto contra el independentismo. "Es hora de que el PP y el PSOE, que están en decadencia política en Cataluña, sean realistas", ha apuntado Rivera en una rueda de prensa realizada en su sede.

Además, Rivera ha rebatido a Mas, asegurando que "no hay escaños suficientes que justifiquen que un gobernante se salte las leyes democráticas". Aunque el líder de Ciudadanos sí que ve una oportunidad de cambio en los comicios de septiembre, para Rivera puede ser una "oportunidad histórica para que por primera vez en Cataluña no gobierne un partido nacionalista".

Rivera también ha acusado al presidente de la Generalitat de haber "fracturado" la sociedad catalana en dos bandos, y ha erigido a su partido como el único capaz de recomponer la unión entre los catalanes y el resto de españoles

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS