Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CAMBIO POLÍTICO EN NAVARRA

El ministro de Interior dice que habrá normalidad con Navarra “si son leales”

Jorge Fernández Díaz asegura que van a seguir prestando todos los servicios en la comunidad foral por la libertad y seguridad de sus ciudadanos

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha dicho esta mañana en Vitoria que el cambio político en Navarra, y más en concreto en el departamento de Interior, en manos ya de la coalición independentista EH Bildu, no va a alterar la coordinación operativa entre cuerpos mientras los dirigentes políticos navarros y del departamento afectado "sean leales" y "observen la legalidad". "Tengo pleno respeto por las decisiones de los ciudadanos y del Parlamento foral, pero creo que no fue una decisión acertada situar al frente de Interior a una persona propuesta o impuesta por Bildu", ha dicho el ministro. El Ejecutivo que dirige Uxue Barkos puso en manos de la abogada, María José Beaumont, la cartera de Interior y el destino de los más de 1.700 agentes de la Policía Foral.

Fernández Díaz ha hecho estas reflexiones durante su discurso en el acto de toma de posesión del nuevo general jefe de la 11º Zona de la Guardia Civil en el País Vasco, Félix Jesús Blázquez, en el acuartelamiento de Sansomendi en Vitoria. El ministro ha aprovechado su visita al País Vasco para explicar sus dudas sobre la actitud que vayan a adoptar los dirigentes políticos navarros pero también a despejarlas respecto de la posibilidad de que los cuerpos policiales, Guardia Civil y Policía Nacional, pudieran enfriar sus relaciones, e incluso desconectarse de la Policía foral. "Yo insisto en que confío, insisto en que espero, e insisto en que deseo que los dirigentes políticos navarros actúen desde a lealtad institucional debida por el bien de Navarra, de los ciudadanos navarros y del conjunto de los españoles", ha subrayado.

Vamos a seguir prestando todos los servicios"

En declaraciones al finalizar el acto oficial y mientras los agentes y los invitados tomaban el tradicional "vino español" el ministro ha asegurado que no van a hacer dejación de sus funciones. "Quiero dejar claro que la Guardia Civil y la Policía nacional van a seguir cumpliendo sus funciones de manera exactamente igual que hasta ahora con lealtad institucional. Y en la medida en que la Policía Foral, hacia la que tengo el mayor de los respetos, y en la medida en que sus dirigentes políticos actúen con lealtad institucional y pleno respeto a la ley, evidentemente, esas relaciones no se verán afectadas", ha dicho.

Durante su discurso oficial hizo extensivo el compromiso de la Guardia Civil con Euskadi: "A pesar de las duras circunstancias, la Benemérita siempre ha permanecido manteniéndose fiel a sus principios de servicio a España y os puedo asegurar que es voluntad del gobierno que de estas tierras evidentemente no se va a marchar jamás", ha advertido al Gobierno vasco, que es partidario de un repliegue progresivo de agentes.

Preguntado por la inquietud expresada por el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, acerca de los costes que conllevaría una hipotética independencia de Cataluña, el ministro ha dicho que es evidente que "la inestabilidad genera desconfianza" y que "no hay nada más dañino para el crecimiento económico, inversiones y creación de empleo que la incertidumbre", pero ha querido quitar hierro a la convocatoria electoral del 27 de septiembre en Cataluña: "Se las puede llamar plebiscitarias, planetarias o como quieran, pero serán unas elecciones autonómicas, muy importantes, pero autonómicas".