Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mascarell: “La salud del catalán se mantiene pese a las ofensivas”

El 80,4% de los residentes en Cataluña saben hablar catalán, nueve puntos más que en 1986, según el Informe de Política Lingüística

Niño asiático aprende catalán en la escuela
Niño asiático aprende catalán en la escuela

El consejero de cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha asegurado este miércoles durante la presentación del Informe de Política Lingüística de 2014 que "la salud del catalán se mantiene a pesar de las ofensivas del Estado". El informe revela que el 80,4 % de las personas que residen en Cataluña saben hablar catalán, nueve puntos porcentuales más que en 1986.

El dossier también refleja que el número de personas que entiende el catalán ha ascendido hasta el 94,3 %, mientras que los que lo saben leer representan el 82,4% y los que saben escribirlo, el 60,4%, el doble que hace 20 años.

Según el informe, en Cataluña el 48,1% de la población tiene un nivel alto de catalán en todas las habilidades, lo que supone casi tres millones de personas. El 17,5% lo habla sin dificultad, pero tienen niveles bajos de lectura y escritura; el 7,8% puede entenderlo y leerlo, pero lo habla y escribe con dificultad; un 10,5% tiene un nivel bajo en todas las habilidades; el 5% lo entiende y lo lee con dificultad, pero no lo sabe hablar y, finalmente, el 11,1% no lo entiende o lo entiende con mucha dificultad.

Tras presentar el informe, Mascarell ha destacado que "el conocimiento se refuerza y aumenta la población que usa el catalán y se identifica con él".  Así, el catalán se sitúa, según el consejero, en "una línea de refuerzo progresivo, lenta pero segura", ya que aumenta el porcentaje de población que lo entiende y lo sabe leer.

Mascarell ha atacado al Estado diciendo que a pesar de las políticas contrarias a la lengua catalana "tan ofensivas y ridículas" estos datos constituyen un logro. El consejero lo ha achacado a la voluntad de la ciudadanía y al impulso de la Generalitat de políticas para corregir tendencias y dificultades respecto a la lengua.

Por otro lado, Mascarell ha puesto de relieve la diversa procedencia de los habitantes de Cataluña: "El catalán se despliega con normalidad en un contexto de naturalidad con otras lenguas", es decir, el catalán "no excluye el uso del castellano, el inglés o el francés, entre otros".

En 2014, por primera vez desde 2008, ha disminuido la población extranjera o del resto de España: el 64,3% de la población es nacida en Cataluña, el 18,5% en otras comunidades autónomas y el 17,2% en otros países.

Aún así, el consejero descarta que un escenario plurilingüe debilite la lengua propia, ya que confía en que los venidos de fuera adopten el catalán como lengua de uso social y laboral. De esta manera, Mascarell considera que el catalán es un indicador de calidad democrática porque una vez se aprende, "da igualdad de posibilidades a todos de participar en la vida social del país".

Un dato al que el consejero da mucha importancia es el del tránsito de lengua inicial a lengua de identificación, es decir, personas que han adoptado el catalán a pesar de tener otros orígenes lingüísticos, lo que en 2014 declaraban haber hecho el 12,1% de la población.

Más información