Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 4 años para un médico por estafar a un paciente del Catsalut

El doctor Maestro de León se negó a operar al enfermo por la vía pública y le cobró casi 9.000 euros por atenderlo en la privada

Los hermanos Francisco y Justiniano Villarán
Los hermanos Francisco y Justiniano Villarán

El neurocirujano Juan Luis Maestro de León será juzgado por un delito de estafa por negarse a operar a un paciente, Justiniano Villarán, en la sanidad pública y cobrarle más de 8.000 euros por atenderle en la privada. Maestro de León, que ejerce en el hospital Mútua de Terrassa —centro financiado con fondos públicos pero que alberga una pequeña clínica privada—, se enfrenta ahora a una petición de la Fiscalía y la acusación particular de cuatro años de prisión y una indemnización de 8.716,26 euros. El caso de Villarán fue denunciado hace dos años por la ONG SICOM y avanzado por este diario.

“¡No opero esto por la Seguridad Social porque no me sale de los huevos!”, llegó a decir el facultativo, según recoge el escrito de acusación del abogado José Aznar, de la Asociación Defensor del Paciente. Villarán reveló en mayo de 2013 a través de SICOM que Maestro de León se negó a operarlo por la sanidad pública alegando que Mútua de Terrassa carecía de recursos para intervenir su dolencia, ya que el instrumental clínico necesario era suyo y no estaba dispuesto a ponerlo a disposición del centro público.

El paciente denunció la situación al enterarse de que esa operación sí se realizaba en ese mismo hospital de forma gratuita financiado por el CatSalut. Ahora, el Juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa ha ordenado la apertura de juicio oral y ha impuesto al acusado una fianza de 11.621 euros por las responsablidades civiles que pudieran imponerse.

Salud tachó el caso de “error administrativo”

El Departamento de Salud abrió una investigación para esclarecer si se produjo mala praxis en la atención a Villarán, pero zanjó el asunto como un “error administrativo”. Lejos de ahondar en un posible caso de doble puerta, Salud cerró la investigación con la multa mínima que podía imponer a la Mútua de Terrassa (6.012 euros) por dos faltas administrativas graves por traspapelar el volante de derivación que envió el Parc Taulí.

El calvario de Justiniano se remonta a seis años atrás de la denuncia pública. El hombre, de 52 años, llevaba cinco aquejado de una enfermedad neurológica que le provocaba un dolor insoportable en el glúteo. La dolencia, conocida como síndrome piramidal —el músculo del mismo nombre se contractura y comprime el nervio ciático—, le impedía realizar actividades cotidianas.

9.000 euros por operarse

Después de dar bandazos de un médico a otro del hospital público Parc Taulí de Sabadell sin encontrar solución a su dolencia, el hermano de Villarán localizó en la Mutua de Terrassa un médico que podía operarle: Maestro de León.

Pese a los iniciales obstáculos burocráticos, el paciente consiguió que el Parc Taulí lo derivase a Mútua de Terrassa para ser atendido por el neurocirujano. Sin embargo, tras varios meses sin respuesta del centro concertado, la familia optó por acudir a la consulta privada de Maestro de Leon. El médico les advirtió que la situación podría ser “invalidante” y les justificó su negativa a operar por lo público por falta de instrumental en Mútua. La intervención y sus honorarios serían unos 9.000 euros, les avisó.

Desesperada, la familia aceptó, aunque Justiniano exigió una factura para poder reclamar después los gastos al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). “No, no. Aquí si hay alguna reclamación, yo no opero. No quiero líos y esto tiene que ser para no declarar”, dijo el médico a Justiniano, según recoge la acusación.

“Engañados”


Justiniano fue intervenido y, un día después, su hermano Francisco acudió a la consulta del neurocirujano para reprocharle que se sentían engañados y para exigirle de nuevo la factura. El médico accedió a firmar un recibo sellado con el cuño del Colegio de Médicos en el que constaba que él había cobrado 6.000 euros por sus honorarios, la Mutua de Terrassa 2.200 por la estancia del paciente, 506 la clínica Dexeus por una resonancia y otros 170 euros la clínica privada en la que visita Maestro de León. Con la factura en la mano, la familia interpuso una reclamación a Mutua de Terrassa y dos días después llamaron a Justiniano para programarle la primera visita para operarse pese a estar ya intervenido. La familia calificó de “engaño” todo el proceso.

Pero este no es el único caso abierto contra Maestro de León. Otra paciente, Cándida Flores también acusó de estafa al neurocirujano por haberle cobrado 15.000 euros por una operación que, aseguró, podría haberla realizado a cargo de la sanidad pública. La denuncia se encuentra en fase de instrucción.