Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP echa en falta arrope institucional en el homenaje a Miguel Ángel Blanco

Arantza Quiroga advierte de que la hegemonía nacionalista está "sesgada por el terror de ETA" durante el acto de recuerdo del concejal asesinado hace 18 años

Mari Mar Blanco, y la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, durante el homenaje a Miguel Ángel Blanco en Ermua.
Mari Mar Blanco, y la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, durante el homenaje a Miguel Ángel Blanco en Ermua. efe

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha advertido este viernes de que la "hegemonía de poder" del nacionalismo en Euskadi está "sesgada" por la "limpieza étnica provocada por el terror" de ETA y por la ausencia de "miles de ciudadanos que tuvieron que exiliarse por la presión" que ha ejercido la banda terrorista.

El recuerdo del asesinato del concejal del PP de Ermua (Bizkaia) Miguel Ángel Blanco, muerto a tiros por ETA hace 18 años, ha contado hoy con la celebración de dos actos de homenaje. Primero, los principales dirigentes de la formación popular, entre los que se encontraban Quiroga, su número dos, Nerea Llanos, y el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, entre otros, ha organizado un acto de homenaje junto a la estatua levantada por el escultor Agustín Ibarrola en memoria de las víctimas de ETA.

Unos minutos después se ha celebrado una ofrenda floral organizada por el Ayuntamiento, gobernado por los socialistas, ante el busto de Miguel Ángel Blanco en el interior del Consistorio, al que se han sumado representantes de todos los grupos políticos, salvo EH Bildu, y ha contado con la presencia de la consejera vasca de Interior, Estefanía Beltrán de Heredia.

Quiroga ha echado en "falta" de "arrope institucional" del Gobierno vasco en el acto de los populares,y lamentado que "los seguidores de ETA resultan ahora beneficiarios netos" de la violencia terrorista. Por ello, ha defendido la necesidad de "forjar una sociedad compacta, lejos de los políticos tan exquisitamente neutrales".

La presidenta de los populares vascos ha afirmado que "es tal el desgarro de vidas truncadas por nada y para nada, que nadie podrá inducirnos a un estado de amnesia colectiva". También ha defendido que ETA no asesinó a "tiranos y dictadores", sino a "ciudadanos demócratas de toda clase y condición", por lo que ha censurado los "esfuerzos" de algunas formaciones por "seguir con esa deplorable teoría del conflicto".

Durante el acto, Mari Mar Blanco, hermana del asesinado, también ha criticado a quienes "siguen clavados en la equidistancia", en alusión al Gobierno presidido por Iñigo Urkullu, a quien ha recordado que "ya no valen las buenas palabras", sino "los hechos".

En la ofrenda orgaizada por el Ayuntamiento, el alcalde Carlos Totorika, del PSE-EE, ha deseado que con el pasod el tiempo la ciudadanía sea capaz de no etrgiversar la "historia delterror" que supuso ETA y ha lamentado que aún existan municipios en Euskadi donde "el muro de la indiferencia" ante la violencia terrorista "siga sin derribarse".