Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fainé le dio su teléfono a Colau “para lo que sea”

El presidente de CaixaBank se reunió con la alcaldesa para discutir la reforma de la ley hipotecaria

Ada Colau, al Mercat de Provençals, en Barcelona.
Ada Colau, al Mercat de Provençals, en Barcelona. EFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha elegido una entrada en su blog, anunciada también en Facebook, para explicar que el pasado viernes se reunió con el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. Una reunión en el ayuntamiento en la cual también participaron el primer teniente de alcalde y responsable del área económica, Gerardo Pisarello, y el responsable de la Obra Social de la entidad, Jaume Giró. La alcaldesa y el banquero intercambiaron los teléfonos personales y a pesar de que CaixaBank recurre a las daciones en pago, Fainé discrepó de la regulación al respeto que propone la ILP. Hoy Colau tiene previsto reunirse con Bankia y el miércoles con Anticipa-Blackstone, que se ha quedado la cartera hipotecaría de Catalunya Caixa.

Colau califica el tono del encuentro de "absoluta cordialidad" y "máxima colaboración". Con todo, admite que la reunión transcurrió de manera "previsible". "Somos gente educada y sensata", reflexiona quién durante cinco años fue portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), la entidad ciudadana que ha parado centenares de desahucios.

La alcaldesa relata que transmitió a Fainé que le consta que CaixaBank es de las entidades que más ejecuciones hipotecarias tiene, a pesar de que suele avenirse a negociar daciones en pago y permite que las familias se queden de alquiler a los pisos de los que no pueden pagar la hipoteca. Con todo, Fainé transmitió a Colau que no está de acuerdo con la regulación de la dación en pago como pide la PAH a través de una ILP (Iniciativa Legislativa Popular). Colau también le transmitió la "necesidad de Barcelona" de tener un parque de alquiler social, porque hay 30.000 vecinos en lista de espera. Fainé respondió que su entidad promueve muchas promociones de vivienda social pero que, según el relato de Colau, "Barcelona no se puede permitir estar a merced de la obra social voluntarista de entidades bancarias privadas".

En un plan más personal, Colau explica que se intercambiaron los teléfonos personales --Fainé me lo ofreció "para lo que sea", dice-- y que el banquero le regaló un libro sobre el papa Francisco: La revolución de la ternura. Además, Fainé, "que trajo el peso de la conversación", explicó a la alcaldesa sus orígenes humildes, estudiando por la noche y trabajando de día.

Solo llegar a la alcaldía, Colau explicó que una de las primeras cosas que quería hacer era reunirse con banqueros al más alto nivel, para tratar el tema que más le preocupa: los desahucios y lo que denomina "emergencia habitacional". La alcaldesa se estrenó un lunes parando un desahucio en el distrito de Nou Barris y suele explicar que además del derecho a la vivienda, los desahucios afectan a otros, como el de la salud o la educación.