_
_
_
_
_

El presidente del Parc Salut Mar dimite tras la victoria de Ada Colau

Josep María Via achaca su salida a la "nueva etapa" que se abre en Barcelona

El presidente del Parc Salut Mar, Josep María Via, ha revelado en una carta dirigida a los trabajadores que dimite de su cargo al frente del consejo rector de la empresa pública, que gestiona el Hospital del Mar y el de La Esperanza, entre otros centros sanitarios. En una misiva poco conciliadora con algunos estamentos, Via achaca su partida a la "nueva etapa" que se abre tras la victoria de Ada Colau en Barcelona en las elecciones municipales. "Una etapa en la que previsiblemente los miembros de los órganos de gobierno del sector público tendrá que tener un perfil distinto al nuestro, más adaptado a una nueva situación que de todas formas ya se ha prefigurado en los últimos años y que ha dificultado de forma creciente el ejercicio que entendemos es el buen gobierno y la buena gestión de los consorcios sanitarios como el nuestro", señala el médico. El 29 de junio el consejo rector del consorcio público presentará su dimisión en bloque al consejero de Salud, Boi Ruiz.

Apenas unos días después de que la Sindicatura de Cuentas encontrase "irregularidades" en las cuentas del Parc Salut Mar de 2011 —como adjudicaciones a dedo o incompatibilidades de cargos—, Via ha cargado contra las normas que en los últimos años han reforzado la fiscalización de los altos cargos de los consorcios. "El alud de legislación y de instrucciones destinadas a intensificar los controles sobre los responsables de conducir las entidades públicas son difícilmente compatibles con el ejercicio riguroso de nuestras responsabilidades", ha justificado. El médico ha negado que cuestione las medidas de control y ha matizado que lo que pone en tela de juicio son "el tipo de medidas" que, según ha señalado en la misiva, "se centran en exclusiva en los procedimientos hasta impedir la toma de decisiones profesionales y pone en riesgo la viabilidad futura de la institución". El pasado marzo, Via volvió a estar en el ojo del huracán después de que EL PAÍS publicase que el Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC), organismo público que gestiona una veintena de hospitales y centros sociosanitarios catalanes y del que él es directivo, le había adjudicado un contrato de consultoría dotado con 197.837 euros. Por su carácter público, el CSC está sujeto a la Ley de Contratación de las Administraciones, que establece un régimen de incompatibilidades que impide a sus directivos beneficiarse de contratos adjudicados por organismos en los que ocupan un cargo.

El médico, que también es asesor del presidente Artur Mas en el Consejo Asesor por la Sostenibilidad y el Progreso del Sistema Sanitario de la Generalitat, también ha arremetido contra el anterior gobierno tripartito, al que acusa de "incumplir los compromisos" adquiridos con el consorcio y "frenar las obras del Hospital del Mar para dar prioridad a la construcción de nuevos hospitales de dimensiones tan desmesuradas como innecesarias". Via ha dejado caer que, cuando entró al cargo en 2011, se encontró "una caja de sorpresas" herencia del gobierno anterior. 

Via también ha cargado contra el Parlament, al que acusa de "desvirtuar" el papel de los órganos de gobierno de entidades como la suya. "Los convenios han de ser autorizados por terceros ajenos a nuestra organización y hasta ajenos a la autoridad laboral. Muchos pactos de estos convenios se dejan sin efecto por disposiciones parlamentarias que en absoluto piensan en los efectos lesivos que pueden tener sobre sectores como el nuestro", ha criticado.

"El Consejo Rector cree que el trabajo está acabado y que alguien con un perfil más adaptado al nuevo marco que, de forma deliberada o inconsciente se ha ido construyendo, tendrá que recoger el testimonio", ha apostillado. En este sentido, el médico no pierde oportunidad de cargar también contra los medios de comunicación y los actores sociales opositores a ciertos tipos de gestión al apuntar que "día sí y día también se manipula la opinión pública introduciendo la falsedad de que la sanidad se privatiza". En estos años el controvertido presidente del Parc Salut Mar ha tenido varios encontronazos con algunos medios de comunicación, entre ellos este diario. El pasado verano, fuentes del Hospital del Mar rebelaban que los trabajadores no podía entrar a la web de EL PAÍS desde los servidores del centro sanitario.

Además, Via también denunció por vulneración del honor a la revista CaféambLlet y a sus editores, Marta Sibina y Albano Dante Fachín (este último dejó la publicación para presentarse como candidato de Podemos a las elecciones del 27S), después de que los activistas lo acusaran en un video de ser parte de un grupo de gestores que se han enriquecido a “costa de hundir la sanidad catalana”. Aunque los responsables de CaféambLlet fueron condenados a pagar 10.000 euros al presidente del Parc Salut Mar, la Audiencia de Barcelona acabó anulando la condena.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las únicas palabras agradecidas del presidente del Parc Salut Mar (que está participado en un 60% por la Generalitat y un 40% por el Ayuntamiento de Barcelona) han sido para el consistorio municipal, que el año pasado salió al auxilio del consorcio con una inversión de 30 millones para iniciar las obras de ampliación del Hospital del Mar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Jessica Mouzo
Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_