Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas del Alvia se apoyarán en un informe “demoledor”

Los ingenieros nombrados por los juzgados ratifican sus conclusiones y se someten hoy a contradicción por las partes.

Las familias se basan en el estudio del experto en telecomunicaciones para exigir responsabilidades

La representación legal de las víctimas del accidente del tren Alvia en Angrois en julio de 2013 centrará su estrategia este miércoles en tratar de demostrar que el informe del ingeniero de telecomunicaciones es "demoledor" al respecto de las causas y sobre cómo se pudo evitar el siniestro en el que murieron 79 personas --y otra pendiente de reconocer--.

Los abogados de los afectados del descarrilamiento ven "claro" que hay "otras responsabilidades", que sitúan en Adif, además de la del maquinista, que conducía distraído por atender una llamada telefónica, lo que le llevó a tomar la curva de A Grandeira a 179 kilómetros por hora.

Este miércoles están llamados a declarar por el segundo juez instructor, titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, Andrés Lago Louro, los tres peritos judiciales nombrados en la causa: un ingeniero industrial, José Manuel Lamela (a las 9,30 horas); uno de caminos, José Carlos Carballeira (a las 11,30 horas) y el de telecomunicaciones, César Mariñas (a las 13,30 horas).

En este último pretenden centrarse tanto el abogado Manuel Alonso Ferrezuelo, que colabora con la Plataforma Víctimas Alvia 04155, como Javier González, de parte de Apafas (asociación de perjudicados por el accidente ferroviario de Santiago).

Ambos, en declaraciones a Europa Press, han expuesto que el informe de Mariñas es determinante por cuanto dice acerca de cómo se había degradado la infraestructura en la que ocurrió el siniestro --la línea entre Ourense y la capital gallega-- en lo que a medidas de seguridad se refiere.

"Es demoledor y significativo, porque aclara puntos oscuros y de una manera comprensible", ha destacado Ferrezuelo, que espera "un paso adelante" por parte del magistrado a partir de las declaraciones, aunque admite desconocer si prevé también citar a los otros tres peritos de parte, ya que al menos QBE --la aseguradora de Renfe-- ha pedido ratificar su informe.

Al respecto de las aportaciones del ingeniero de telecomunicaciones, que este letrado buscará confrontar con lo que dictamina el de caminos, ha destacado que "ahora el juez ya tiene lo que le reclamaba la audiencia", en alusión a los argumentos por los que la Audiencia Provincial de A Coruña retiró, por dos veces, imputaciones a altos cargos de Adif que en su día les atribuyó el primer instructor, Luis Aláez.

"Ese apoyo técnico que pedía la audiencia ya lo tiene, y además es un perito independiente", ha resaltado, aunque ha reconocido que "si va a tener más peso uno que otro --informe pericial--, eso es lo que se va a ver mañana", por este miércoles.

Por su parte, González exigirá aclaraciones, igualmente, sobre los "criterios distintos" que siguen Lamela y Carballeira, cuyas periciales tacha de "inconcebibles" y Mariñas, del que valora que relata "todo verdades" sobre cómo el cambio del proyecto original de la línea --con la eliminación del sistema de control de velocidades 'ERTMS' en el tramo final hasta la estación compostelana-- supuso disminuir la seguridad "sin tomar medidas complementarias" para subsanar esto.

Sin embargo, este representante legal ha advertido de que "sigue habiendo mucha presión de la Abogacía del Estado" y lamenta que "no se ve mucha iniciativa" por parte del nuevo juez, aunque ha expresado que "ojalá" se equivoque sobre este extremo.

Así, ha cuestionado el hecho de que "ni siquiera se haya atendido" la demanda de nuevas diligencias y ha esperado que después de este miércoles, cuando "se van a ratificar" los informes de los tres peritos, se resuelva sobre este asunto. "Espero que se acepten otras pruebas que demandamos las partes", ha subrayado.

La fecha de declaración de los tres peritos fue marcada en una providencia del pasado 1 de abril después de que estos remitieran a los juzgados sus informes definitivos sobre el accidente del Alvia --antes de que finalizar el plazo impuesto por Lago, el 31 de enero de este año--.

En sus informes, el ingeniero industrial certifica que el material rodante y los frenos del convoy eran correctos, el ingeniero de caminos reconoce "deficiencias en la señalización" en la curva de A Grandeira y el experto en telecomunicaciones asegura que con 'ERTMS' el accidente "no se habría producido".

El informe del ingeniero industrial, José Manuel Lamela, sobre los procedimientos de autorización de puesta en servicio y de circulación del tren, que se realizaron en dos fases, concluye que "se ajustaron y cumplieron, en todo momento, con las normas reguladoras de estos procedimientos".

Acerca del informe elaborado por Talgo sobre la frenada, señala que del estudio se deduce que las prestaciones de frenado "han sido correctas".

La pericial realizada por el ingeniero de caminos, Juan Carlos Carballeira, apunta, en sus conclusiones, la existencia de "algunas deficiencias en la señalización" de la zona.

En este sentido, el experto considera que la colocación de señales de limitación permanente de velocidad "podría haber servido para alertar al maquinista de la reducción de velocidad" y "podría haber producido una recuperación de su atención".

A pesar de considerar que la seguridad aportada por el sistema 'ASFA' digital es "análoga" a la del sistema 'ERTMS-ASFA' del proyecto inicial, Carballeira afirma que, "ya que se ha hecho una inversión costosa en los dos sistemas" y que han surgido "problemas importantes en la transición de uno a otro, podrían haberse utilizado los dos simultáneamente, ya que ello hubiera mejorado aún más la seguridad".

No obstante, el perito reconoce que el "maquinista, obviamente, debería haber reducido la velocidad tal como está establecido" en el libro horario, teniendo en cuenta "la instrucción" recibida y que "disponía de suficiente experiencia en la línea como para conocer sus características".

El ingeniero de telecomunicaciones, César Mariñas, asegura en su informe definitivo que si el 'ERTMS' estuviese instalado y activo como estaba previsto en el proyecto inicial de la línea Ourense-Santiago, el accidente del Alvia "no se hubiera producido".

Tras analizar cuestiones relativas a sus competencias, César Mariñas concluye que la modificación del proyecto original de la línea "supuso el cambio de aspectos fundamentales del proyecto original, lo cual dio como resultado --dice-- una variación significativa de los diseños originales en relación con la señalización, control y sistemas de protección de trenes".

Este perito determina que "algunos de estos cambios afectaron de forma determinante las causas y circunstancias del accidente". A este respecto, establece que "de haberse desplegado la infraestructura ERTMS de vía necesaria para poder operar bajo supervisión completa del ETCS nivel 1 --el que va embarcado en el tren para conectar con la vía-- hasta la misma estación de Santiago, tal y como estaba previsto en el proyecto original, y operando por tanto en este modo, el accidente no se hubiera producido".

Esta sentencia la explica por el hecho de que "en las condiciones normales de operación de dicho modo", según explica, "el control continuo de velocidad ofrecido por el sistema ETCS hubiese originado una intervención del mismo para adecuar la velocidad o produciendo un frenado de emergencia llegado el caso, tanto en las proximidades de la curva de Angrois como en cualquier otro punto del trayecto protegido, si se superase la velocidad permitida en los márgenes establecidos".