Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Explosionada una mina alemana de la Segunda Guerra Mundial en Roses

El artefacto contenía 200 kilogramos de explosivo y tenía un diámetro de 80 centímetros

Momento de la explosión del cebo explosivo que desintegró la mina alemana.
Momento de la explosión del cebo explosivo que desintegró la mina alemana.

 Artificieros de la Unidad de Buceadores de Medidas contra Minas (UBMCM) de la Armada y efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil explosionaron ayer  una mina  Orinque alemana de la II Guerra Mundial que contenía 200 kilos de exolita y tenía un diámetro de 80 centímetros.

El artefacto, que se localizó este martes frente a la playa de la Almadrava de Roses, se encontraba muy cerca de la costa lo que hizo que antes de ser destruido tuviera que ser trasladado mar adentro con extremas medidas de seguridad por su importante estado de deterioro.La mina fue localizada el miércoles a unos 12 metros de profundidad, a unos 30 metros de la costa y 300 de la línea de playa, en una de las inspecciones periódicas que el Geas realiza en cuestiones protección de la flora submarina.En concreto, los agentes comprobaban el estado de la pradera de posidonia oceánica, especie protegida, antes de la colocación en verano de los fondeaderos de las embarcaciones.

Una vez confirmado que se trataba de un artefacto explosivo, el Geas activó el protocolo de actuación que determina que las competencias en destrucción de este material recaen en la UBCMC de la Armada, con sede en Cartagena.

Los trabajos para neutralizar la mina fueron largos y minuciosos debido al mal estado en el que se encontraba la gran bola de hierro que recubre el contenedor del explosivo. Empezaron sobre las diez de la mañana y se prolongaron hasta pasadas las cinco de la tarde. Sobre las once de la mañana seis desactivadores de explosivos subacuáticos de la Armada y tres agentes del Geas se desplazaron en una embarcación semirígida hasta el lugar donde se encontraba la mina, balizada para alertar de su presencia. Los especialistas le colocaron un globo automático utilizado en estas actuaciones para poder reflotarla y trasladarla.

Debido al mal estado de la carcasa de hierro que cubre el contenedor del explosivo, este se desprendió y tuvo que volver a repetirse la operación. El Brigada de la UBCMC David Aliste explicó que un buceador bajado de nuevo “a colocar dos globos manuales para poder reflotarla”.

Finalmente fue trasladada a un fondo de unos 24 metros de profundidad, a unos 900 metros de la línea de la playa de la Almadrava y una vez allí Aliste explicó que se siguieron "los protocolos de colocación de la carga de baja intensidad que, al detonar, ha descompuesto el explosivo que contenía la mina sin que llegara a estallar”. Esto es lo que provocó, según él, “que la explosión fuera mínima y en consecuencia también el impacto en la flora y fauna”.

En los últimos veinte años se han destruido en el litoral gerundense 25 minas de Orinque en poblaciones como el Port de la Selva, Sant Feliu de Guíxols, Palafrugell o Roses.