Ribera Salud toma el control en Alzira, Torrevieja y Elche

El grupo compra a Asisa y Adeslas su parte en las empresas adjudicatarias de los tres hospitales de gestión privada

Hospital Universitario de La Ribera en Alzira.
Hospital Universitario de La Ribera en Alzira. JESÚS CÍSCAR

El grupo Ribera Salud (participado a partes iguales por la compañía estadounidense Centene Corporation y el Banco de Sabadell) se ha hecho con el control total de las empresas que gestionan la sanidad pública en Torrevieja, Elche y Alzira al comprar las participaciones que tenían las aseguradoras Asisa y Adeslas en las concesionarias, según ha informado el propio grupo este viernes.

Ribera Salud ha adquirido de Asisa el 40% de las acciones que la aseguradora tenía en la adjudicataria que gestiona tanto el hospital del Vinalopó (Elche) como el área de salud vinculada al centro. También el 35% de las acciones que Asisa controlaba en Torrevieja, por lo que es propietaria del 100% de las participaciones de ambas concesionarias.

Más información
Ribera Salud pone el ojo en Eslovaquia
Bankia cierra la venta del 50% de Ribera Salud al grupo Centene Corporation
Los gigantes de la sanidad privada
Un grupo puertorriqueño, Ribera Salud y Sanitas, a por los hospitales madrileños
Sanidad privada para el 20%

De igual modo, asumirá el 51% del peso que tenía Adeslas en la concesionaria del área sanitaria de Alzira. En este caso, la operación está pendiente de la autorización de la Generalitat Valenciana, aunque se da por hecha. En el momento en que se cierre definitivamente, Ribera Salud tendrá el 96% de la adjudicataria de Alzira, ya que el 4% restante está en manos de Lubasa y Dragados (ACS).

La compraventa se ha hecho pública en el momento de mayor incertidumbre sobre el futuro del modelo de gestión de estos centros sanitarios después de los resultados que han arrojado las elecciones autonómicas. Tanto el PSPV, como Compromís y Podemos, los partidos sobre los que recae la responsabilidad de formar gobierno, se han mostrado contrarios a la fórmula de gestión privada de servicios públicos sanitarios que ha impulsado el PP desde que abrió las puertas el primero de estos centros, el hospital de Alzira, cuya concesión no finaliza hasta el año 2018.

Fuentes del sector, sin embargo, desligan una posible relación entre el intercambio accionarial del resultado electoral, ya que las negociaciones entre las partes se remontan a varios meses antes de los comicios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La fórmula impulsada por el Gobierno de Eduardo Zaplana en 1999 consiste en ceder a una empresa la gestión de la asistencia sanitaria pública de departamentos de salud completos, tanto la atención hospitalaria como la primaria (los centros de salud) a cambio del pago de una cantidad fija por habitante. La Comunidad Valenciana ha aplicado esta modalidad a cinco áreas de salud: Alzira (1999), Torrevieja (2006), Dénia (2006), Manises (2009) y Vinalopó-Elche (2010).

Al margen de los movimientos anunciados este viernes, hay otras dos empresas aseguradoras que siguen manteniendo sus posiciones en esta fórmula público-privada. Una de ellos es DKV, que  comparte accionariado con Ribera Salud en la concesionaria del hospital de Dénia y el área de salud de La Marina.

La otra es Sanitas, que  protagonizó en 2012 un movimiento contrario al ejecutado por Asisa y Adeslas, al comprar la participación de Ribera Salud en los hospitales de Manises y Torrejón (Madrid).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS