Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU lanza una ofensiva contra ERC por su acercamiento a Colau

Los nacionalistas recuerdan que Barcelona en Comú no es un partido independentista

Ramon Espadaler y Artur Mas en un acto de CiU.
Ramon Espadaler y Artur Mas en un acto de CiU.

CiU ha decidido cambiar de estrategia ante el fallido intento de Xavier Trias de mantenerse como alcalde de Barcelona mediante una complicada operación que incluía al PSC, a ERC y al PP. Con Ada Colau reivindicándose ya como única alcaldesa posible de Barcelona los nacionalistas catalanes lanzaron ayer una ofensiva contra Esquerra Republicana, formación a la que acusan de ofrecer la alcaldía de Barcelona a alguien, que, aseguran, no apoya el soberanismo.

Convergència i Unió tiene identificada a Esquerra Republicana como el flanco más débil de la alianza que Ada Colau y su formación, Barcelona en Comú, están intentando cerrar con el concurso también del Partit dels Socialistes. En las filas nacionalistas recuerdan bien como los permanentes ataques a ERC cuando decidió apoyar al socialista José Montilla en la Generalitat contribuyeron decisivamente a dividir y desestabilizar la formación que hoy lidera Oriol Junqueras.

Los nacionalistas han comenzado una operación muy similar contra ERC. Si en tiempos del tripartito criticaban a los republicanos haber hecho presidente de la Generalitat a un socialista no comprometido con el nacionalismo ahora les reprochan estar negociando la investidura de una alcaldesa que no se ha comprometido con el independentismo.

Paradójicamente, las críticas más duras contra ERC por este asunto han salido del entorno de Unió, un partido que tampoco ha aclarado si es independentista.

El secretario general de CiU, Ramon Espadaler abrió fuego este viernes. “Hay cosas que me costaría entender. Muchas veces, ERC ha expresado su nivel de exigencia de definición en toda la cuestión relacionada con el proceso. A parecer de ERC, Ada Colau no está suficientemente definida”, afirmó el democristiano ante la posibilidad que los republicanos apoyen la futura alcaldesa.

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, negó en su carta semanal a la militancia que un hipotético gobierno alternativo de CiU, ERC y PSC en Barcelona sea un “fraude de ley”, como dijo la líder de Barcelona en Comú. Y recalcó que la posibilidad de que Xavier Trias “sea alcalde depende de ERC”.

Mientras, Colau sigue negociando con los republicanos y con el PSC para ser investida alcaldesa. La líder de BComú ha hecho los últimos días dos gestos que no han pasado desapercibidos. Uno fue validar la oferta del Gobierno saliente de Xavier Trias para prorrogar el Mobile World Congress hasta 2023. Tranquilizaba así a los sectores económicos que temen que la llegada de Colau asuste a los grandes inversores. El segundo fue expresar su “claro apoyo” al proceso soberanista.

Pero los dos gestos siguen siendo insuficientes para los futuros socios de Colau, PSC y ERC. “Ambos pasos deben ser reconocidos, pero no son suficientes”, coinciden fuentes socialistas y republicanas. Ayer prosiguieron las negociaciones, pero ya sin los cabezas de lista, sino entre sus colaboradores.

Para pactar, la principal línea roja de los primeros es la seriedad y estabilidad, traducida en “solvencia económica, sin ocurrencias”. “Con las cosas de comer no se juega” suele decir el candidato Jaume Collboni en referencia al turismo o las inversiones. Desde las filas de ERC, coinciden en el capítulo social y a grandes rasgos en el económico, pero el proceso es el gran escollo. No les basta con que Colau explique que votó Sí/sí el 9N. Quieren un mensaje inequívoco de apoyo al independentismo por parte de Barcelona en Comú como candidatura. Y si puede ser, que además de a los republicanos contente a CiU.