Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça son dos ‘Mobile’

Un estudio cifra en 759 millones de euros el impacto económico que genera el Futbol Club Barcelona en la ciudad, casi el doble que el Mobile World Congress en una semana

Un grupo de turistas en el museo del F. C. Barcelona. Ampliar foto
Un grupo de turistas en el museo del F. C. Barcelona.

Es propietario del mayor estadio de España (capacidad para 99.354 espectadores) y cuenta con el museo más visitado de Cataluña (1,53 millones de personas). Y el Futbol Club Barcelona ingresó la pasada temporada 530 millones de euros y, según los cálculos de la revista Forbes, tiene un valor de 3.160 millones de dólares (2.850 millones en euros al cambio actual, una cifra que cayó ligeramente respecto a un año antes). Un informe de la consultora Deloitte aportó ayer más datos sobre ese club con 153.000 socios: su actividad genera el 1,2% del producto interior bruto (PIB) de Barcelona, 759 millones de euros, además de 15.265 empleos. “Es un motor muy potente en Barcelona que no para de crecer y del que hemos de estar todos muy orgullosos”, afirmaba ayer el presidente de la entidad, Josep Maria Bartomeu.

Esa ensalada de cifras ni ayuda a comprender aquello de que el Barça es más que un club ni a hacerse una idea de lo que realmente representa la entidad para la economía catalana. Pero el cálculo de impacto económico sí permite una comparación con otros eventos que han convertido a Barcelona en un destino turístico de alcance global.

El Gran Premio de España de Fórmula 1, por ejemplo, deja cada año en torno a 188 millones de euros, según las estimaciones del Ayuntamiento de Montmeló. Y GSMA, la patronal de la telefonía móvil, desembarcó en febrero en L'Hospitalet de Llobregat con un cálculo del impacto del Mobile World Congress, probablemente la principal feria del mundo. Con sus apenas cuatro días de celebración y alrededor de 93.000 visitantes deja en Barcelona 436 millones de euros, más de la mitad de lo que el club deportivo genera con su treintena de partidos de fútbol por todo lo alto y los que celebran el resto de sus secciones. Si es que las dos estimaciones surgen de estudios comparables.

Ana Andueza, socia de Deloitte, destacó que el 6% de los turistas que llegan a Barcelona lo hacen atraídos por alguna actividad vinculada al Barça, lo que generaría más de 1,3 millones de pernoctaciones hoteleras. Para hacerse una idea de lo que calcula el impacto económico: incluye lo que se gasta el club con su operativa y lo que desembolsan las personas que llegan a Barcelona por alguna actividad vinculada a la entidad (unos 591 millones en la temporada 2013-14) y se aplica un multiplicador porque ese dinero acaba movilizando otros recursos en la ciudad. De ahí que la cifra final se sitúe en los 759 millones de euros mencionados. Un ejemplo señalado ayer por Andueza: un turista extranjero que asiste a un partido de futbol al Camp Nou acostumbra a dejarse unos 400 euros de promedio en su visita a la ciudad. Ese dinero se acaba dispersando en hoteles, restaurantes, comercios u operadores deportivos o culturales, entre otros.

Las cifras clave del estudio

D.C.

El gasto. El Futbol Club Barcelona gasta (datos de la temporada 2013-14) 283 millones de euros, mientras que otros actores que visitan la capital catalana gracias a la entidad se dejan otros 308 millones, si se tienen en cuenta aficionados, tiendas oficiales y visitantes del museo del Barcelona.

El impacto económico. Según los cálculos de Deloitte, la actividad generada por el Barcelona genera unos retornos fiscales de 219 millones de euros, la mayor parte a través de impuestos estatales (173 millones). El Ayuntamiento de Barcelona ingresa solo 2,2 millones.

El futuro Espai Barça. La remodelación del Camp Nou y la construcción del nuevo Palau Blaugrana generará otros 633 millones de euros.

La consultora calcula que el club y su fundación están detrás directamente de un gasto de 282 millones, el 48% del total. Los aficionados gastan otros 193 millones; los periodistas, 5,9 millones; las tiendas oficiales, unos 40; ese millón y medio visitantes al museo del Barça se dejarían otros 65,2 millones, mientras que los árbitros son los que menos carbón echan a la caldera unos 100.000 euros, calcula Deloitte.

A semanas de las elecciones a la presidencia del club, el informe que presentó ayer Deloitte afirma que uno de los proyectos del actual mandato, el denominado Espai Barça —el que incluye la remodelación del Camp Nou, la construcción del nuevo Palau Blaugrana y la urbanización de los terrenos anexos de Les Corts— podría aportar más dinero al PIB barcelonés. El coste del proyecto se cifra en 633 millones de euros, lo que añadirá cada año 158 millones a los 759 de impacto actual. Y una vez finalizadas las obras, la actividad ordinaria de ese Espai Barça generará un 9% adicional al impacto económico del Futbol Club Barcelona actual. Serán 826 millones de euros.

Eso sí, Bartomeu advirtió ayer que el futuro del club depende de la capacidad que tenga la entidad para ser sostenible: y no se refería a otra cosa que a conseguir más ingresos de lo que gasta. Indicó que en los últimos cuatro años ha sido posible y subrayó que las aportaciones de los socios al presupuesto del club se ha ido reduciendo. Pero se emplazó a seguir buscando recursos, como los que aportará una marca comercial para darle apellido al Camp Nou, con los que pretende ingresar 200 millones de euros por un contrato que podría ir de los 15 a los 20 años.