Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu dice que es el momento de dar un paso adelante en la economía

Los empresarios de Bizkaia constatan la recuperación y lamentan la ausencia de la concertación

El presidente de la Confederación Empresarial de Bizkaia (Cebek), Iñaki Garcinuño.
El presidente de la Confederación Empresarial de Bizkaia (Cebek), Iñaki Garcinuño. EFE

La asamblea de Cebek es un termómetro económico y político. La cita anual de la patronal vizcaína es la ocasión propicia para confirmar que, efectivamente, se ha instalado para quedarse una visión esperanzadora sobre la salida de la crisis en Euskadi. La oportunidad también para confirmar que quedan asignaturas pendientes en cada uno de los agentes sociales para consolidar este tránsito.

En este marco que concita el mayor peso real de la economía vasca, y donde las intencionadas preguntas del coloquio que sigue al almuerzo presidido por el lehendakari propician el bosquejo de realidades y ambiciones, este año se ha podido saber que el Gobierno vasco quiere ser prudente en calibrar la magnitud de la recuperación y que los empresarios apelan a "rediseñar comportamientos empresariales y políticas públicas". Todo ello en un contexto donde las relaciones laborales siguen siendo la asignatura pendiente.

Fiel a su estilo, el lehendakari Urkullu ha aportado la prudencia de la que hace gala en cada uno de sus pronunciamientos. Ni una gota de optimismo más allá de la realidad en su discursi. Ahora bien, en su intervención ha introducido un elemento determinante al reconocer que "este es el momento de dar un paso adelante. Según Urkullu, "el escenario es propicio para sacar el máximo rendimiento a nuestra capacidad industrial, lo que nos exige innovar, abrir nuevos mercados y, también, invertir", ha dicho.

No ha caído en ningún momento en la complacencia y ha preferido trasladar retos a los asistentes, otra vez numerosos en la cita del palacio Euskalduna. Sobre la pauta generalizada de que "se va en la buena dirección", ha instado a ser "más competitivos" durante las próximas décadas, mediante la internacionalización, y apostando por sectores de futuro y por la innovación, el conocimiento y la tecnología.

Cebek pide más sensibilidad pública para contratar a proveedores locales

Eso sí, no ha respondido a una exigencia directa que le ha planteado el presidente de los empresarios vizcaínos, Iñaki Garcinuño, al reclamar a las administraciones públicas vascas que tengan "la misma sensibilidad" que existe en otros lugares para fomentar las compras a proveedores locales, como un "elemento de competitividad".

El responsable de la patronal vizcaína ha dicho que las empresas deben ser el centro de las políticas y actuaciones de las administraciones y los partidos políticos, y ha reclamado consenso para reconocer "tan importante papel" de la iniciativa empresarial.

El encuentro empresarial se ha producido en medio de los ecos del 'pacto salarial' alcanzado entre CEOE, CC OO y UGT, inalcanzable en Euskadi, sin embargo, por el inalterable rechazo de los sindicatos mayoritarios vascos. Representantes políticos y patronales han admitido su incomodidad, pero han compartido el deseo de propiciar un acuerdo "entre quienes lo deseen". De hecho, el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, ha adelantado que llevará el acuerdo a una próxima reunión  del Ejecutivo Confederal de la patronal vasca y propondrá que "se adhiere el que quiera".

En una intervención anterior, el consejero de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, Angel Toña, ha manifestado su deseo de que pudiera haber en el ámbito vasco un acuerdo similar "o en términos diferentes" al estatal, "si no entre todos, con los que se pueda". Pero ha sido realista en su contestación al reconocer que "en el momento actual, la concertación de todos los agentes sociales es un imposible".

Para radiografiar la trascendencia de que este acuerdo estatal no tenga traslación a Euskadi, el presidente de la patronal vasca ha recordado que el 95% del tejido industrial vasco cuenta con plantillas de menos de diez trabajadores. "Y esas empresas se van a quedar sin regulación laboral", ha advertido.

En el fondo, los asistentes han compartido, en un evidente clima de superior confianza al de ediciones anteriores, el mensaje del lehendakari. "Euskadi sigue siendo atractiva" y de que "en el momento en que las inversiones han vuelto, Euskadi se ha colocado a la cabeza, gracias a la capacidad de las empresas vascas".