Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álava acapara (casi) todo el interés

La máxima igualdad en el territorio se añade al debate ideológico propiciado por las posiciones del PP y atrae a Vitoria el inicio de cinco campañas

El candidato a la alcaldía, Juan Mari Aburto, y el alcalde de Bilbao, Ibon Areso, atienden el 'call center' del PNV.
El candidato a la alcaldía, Juan Mari Aburto, y el alcalde de Bilbao, Ibon Areso, atienden el 'call center' del PNV.

Álava concentra el debate ideológico más enconado ante las próximas elecciones locales y forales del 24 de mayo. La tradicional máxima igualdad entre las principales fuerzas políticas —PP, EH Bildu, PSE y PNV— se une ahora en este territorio a la capacidad de influencia de Podemos y Ciudadanos y todo ello en el marco de una polarizada campaña sobre las ayudas sociales y la influencia del euskera. Ante semejante escenario resulta fácil de entender que la mayoría de las candidaturas sitúen en Vitoria el arranque de sus campañas, con la curiosa excepción del PP, que prefiere Bilbao. Ciudadanos, por su parte, ha dispuesto el inicio de campaña en San Sebastián, donde tiene la mayoría de sus principales cuadros, y Podemos lo hará en Barakaldo, localidad vizcaína tradicionalmente asociada a posiciones de izquierda. 

Álava quita el sueño a la mayoría de las formaciones con opción de gobierno. Las escasas diferencias entre los principales partidos en las últimas consultas electorales elevan la incertidumbre y predicen una campaña muy intensa, en la línea de los enfrentamientos ideológicos que se vienen sucediendo desde que el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, destapó la caja de los truenos con sus posiciones críticas a las ayudas de inmigrantes que no se integran, y a la que se sumó el diputado general de Álava, Javier de Andrés. Frente a ellos, el resto.

Las firmas para Ayudas+Justas ratifican el respaldo al discurso de Maroto

La elevada respuesta social obtenida por la campaña Ayudas+Justas que impulsa Maroto ha sido el termómetro reciente más fiable sobre la notoria adhesión a su discurso, aunque muchos de sus rivales lo consideran “xenófobo”. Con cerca de 40.000 firmas, el PP se siente con fuerza para aspirar a la reelección de su alcalde y propiciar un colchón suficiente desde Vitoria para las aspiraciones de retener la Diputación.

El PNV es consciente del hándicap que representa Maroto para sus aspiraciones de recuperar el poder perdido en suelo alavés. Incluso, el EBB admite que EH Bildu dispone de una capacidad de atracción suficiente para disputar la victoria. De hecho, el candidato del PP reconoció ayer que la coalición soberanista es su principal rival. En una llamada alarmista hacia sus votantes les advirtió de que un voto a Ciudadanos solo serviría para “dar la alcaldía a EH Bildu”.

Ante semejante igualdad en un territorio convertido en bastión del PP, los máximos dirigentes del PNV, incluido el lehendakari Iñigo Urkullu, empezarán a dar la batalla desde Álava. Otro tanto ocurrirá con el PSE-EE. Idoia Mendia también estará la tarde del jueves en Vitoria, al igual que los candidatos alaveses de EH Bildu, Kike Fernández de Pinedo (Diputación) y Miren Larrión (Ayuntamiento), y previsiblemente los de UPyD, Niko Gutiérrez e Ignacio Oñate.

El PP, sin embargo, les mirará desde un hotel de la capital vizcaína donde dará inicio a su campaña con la participación de su presidenta, Arantza Quiroga. Además, en su cuaderno de actividad electoral los populares vascos ya han conseguido el respaldo de Mariano Rajoy, con un acto previsto para el 16 de mayo. Pedro Sánchez (PSOE), a su vez, visitará las tres capitales vascas cuatro días antes.