Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno amenaza con sanciones a la industria láctea

Los sindicatos advierten de movilizaciones en plena campaña

Vacas en una explotación de Lugo
Vacas en una explotación de Lugo

El Gobierno presiona a la industria láctea para que eleve los precios a los ganaderos y cumpla la normativa que obliga a las empresas a firmar con cada productor un contrato de al menos un año de duración. Ante las denuncias de las organizaciones agrarias de que las compañías transformadoras están amedrentando a los ganaderos para saltarse esa obligación legal, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, advirtió ayer que está dispuesta a imponer sanciones para poner coto a esas prácticas.

 La ministra reunió en Madrid a representantes de la industria, las cooperativas y las tres organizaciones agrarias más representativas, UPA, ASAJA y COAG, para analizar las quejas de los ganaderos por la actitud de las empresas tras la desaparición de las cuotas lácteas. Según uno de los asistentes, Roberto García, secretario general de Unións Agrarias (UU AA), integrada en UPA, Tejerina trasladó a la industria su malestar por las prácticas que vulneran el espíritu de la normativa y les insistió en que las firmas que no cumplan serán sancionadas. La ministra anunció también que el Consejo de Ministros de mañana aprobará un decreto que obligará a las empresas a declarar la cantidad de leche que adquieren a cada productor.

Desde la desaparición de las cuotas, el pasado día 1, los sindicatos agrarios vienen denunciando que algunas empresas han vuelto a bajar los precios y están obligando a los ganaderos a firmar contratos en blanco bajo la amenaza de dejarles de recoger la leche. “Intentan ofrecer una apariencia de legalidad, pero están vulnerando todas las normas”, denuncia Roberto García. “Y en ningún sitio como en Galicia está afectando más esta situación, ya que tenemos la mitad de los ganaderos de España y los precios más bajos de todo el Estado”.

Según los cálculos de UU AA, la mayoría de las industrias está pagando en torno a 28 céntimos el litro de leche, dos menos que antes de la desaparición de las cuotas, pese a que en el último año ya se había registrado una fuerte caída. Pero además asegura que la entrada en escena de la figura del comprador —intermediarios que adquieren directamente la leche al productor y luego la venden a la industria— ha provocado que algunos casos los precios caigan hasta 22 céntimos por litro.

Las organizaciones agrarias presentarán mañana una denuncia contra la patronal ante el Ministerio de Agricultura y ante la Xunta. Y advierten de que si no hay respuesta, convocarán movilizaciones en mayo, coincidiendo con la campaña electoral. García acusa a la Xunta de mantener una actitud pasiva ante el problema: “La ministra ya nos ha recibido mientras llevamos un mes esperando que la conselleira [Rosa Quintana] se reúna con nosotros”.