Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo multa a Correos por defraudar a la Seguridad Social

La empresa pública incumplía la ley al hacer contratos de sustitución más cortos para ahorrarse cotizaciones

Una trabajadora de Correos protesta este miércoles en Barcelona contra la precariedad en la empresa.
Una trabajadora de Correos protesta este miércoles en Barcelona contra la precariedad en la empresa.

Correos recibió en 2014 dos sanciones de la Inspección de Trabajo por reducir fraudulentamente la duración de los contratos de sustitución para no pagar a la Seguridad Social algunos festivos y fines de semana. La empresa pública aprovechó meses como el de agosto de 2013, cuando el 31 cayó sábado, para realizar contratos solo hasta el 30 y ahorrarse así un día de cotización de los suplentes.

Un ahorro “de solo 11 euros por día”, según denunció el sindicato SiPcte-USOC, pero que se ha de multiplicar por los “centenares” de trabajadores afectados por esta práctica entre los meses de julio y septiembre de 2010, 2011, 2012 y 2013.

La primera sanción, impuesta en enero de 2014, se refiere al verano del año anterior y señala que tras analizar más de 300 contratos, “se constata que la duración de los mismos es inferior al tiempo que dura la ausencia del trabajador sustituido”. Según la ley, la duración de estos contratos debe coincidir con el tiempo de ausencia del empleado reemplazado. Como ejemplo, el informe recoge una muestra de 10 empleados donde se ve, entre otros casos, el de tres que suplían a trabajadores que estaban de vacaciones hasta el 15 de septiembre. Correos contrató a los sustitutos solo hasta el día 13 para no pagar las cotizaciones del 14 y el 15, que eran sábado y domingo, según el documento.

A finales del año pasado, Inspección volvió a sancionar a la compañía por el mismo motivo pero en referencia a los veranos de 2010, 2011, 2012 y 2013.

Lo fijos discontinuos reclaman una plaza

Correos también se enfrenta a la reivindicación de su plantilla fija discontinua, que este miércoles se concentró en su sede de la plaza de Antonio López para reclamar un puesto de trabajo estable. Más de un centenar de empleados de la provincia de Barcelona —según el sindicato SiPcte-USOC— esperan una plaza tras aprobar las oposiciones en 2006 y 2009.

La empresa alegó que no puede convocar concursos porque la actividad postal ha caído “casi un 45% desde 2007”. SiPcte-USOC, en cambio, denunció que la compañía formalizó el año pasado 6.600 contratos temporales en la provincia de Barcelona.

“Es evidente que si se realizan entre 400 y 700 contratos temporales cada mes, no tiene sentido que los 120 trabajadores fijos discontinuos continúen en esta situación”, afirmó el sindicato en un comunicado.

“¿Por qué me hicieron dar un examen si no me querían como fijo? ¿Para tenerme con contratos de 15 días toda la vida?”, lamenta José Luis Galindo, fijo discontinuo desde 2009. Como al resto de sus compañeros, Correos le da empleo cada año en dos periodos: entre junio y octubre y en diciembre. Y, cuando su puntuación se lo permite, consigue faena como refuerzo. El resto del tiempo lo pasa en el paro, cuya prestación ya agotó debido a los años que lleva en esta situación. “Y no podemos trabajar para otra empresa porque tenemos que estar siempre disponibles. Si te ofrecen un contrato de unos días y dices que no, caes de la bolsa de trabajo. Y a veces te llaman para decirte que te presentes en la oficina para firmar ese mismo día”, añade S. R., otra perjudicada.

“Correos, que como empresa pública debería dar ejemplo, es la primera que incumple sistemáticamente las normas de contratación establecidas en el Estatuto de los Trabajadores y prefiere realizar contratos temporales encadenados para aumentar las estadísticas y enmascarar el desempleo”, denunció SiPcte-USOC.

Un portavoz de la compañía no quiso detallar cuántos fijos discontinuos tiene, pero admitió que este es un “problema pendiente que no solo afecta a Cataluña y que se está tratando en las negociaciones del nuevo convenio colectivo”.

Correos defendió que ha hecho esfuerzos para “no tomar medidas drásticas” como despidos colectivos y que prueba de ello es que la plantilla a nivel estatal se ha reducido “solo un 20% cuando la actividad ha caído más del 40%”. La empresa alegó que los centenares de contratos temporales que realiza cada mes los hace a través de su bolsa de trabajo, pero “un sistema pactado con los sindicatos”.