Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte se mira al espejo

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo celebra sus 25 años con un repaso por los temas que han preocupado a 33 creadores andaluces e internacionales en este tiempo

Obra de la serie 'Portfolio de mesa de cocina'. Ampliar foto
Obra de la serie 'Portfolio de mesa de cocina'.

El tríptico Autorretrato del artista como artista, en el que Curro González se representaba en 1992 como los tres monos sabios, inspira el título de la primera exposición con la que el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) celebra sus 25 años vida. No ver, no oír y callar. 1990-2015  comienza con las obras que se estaban produciendo cuando nació el centro, el único museo de titularidad y gestión de la Junta de Andalucía —el resto son de titularidad estatal y gestión autonómica—, una época en la que los artistas se miran al espejo para hablar de sí mismos, como reflejo de la sociedad en la que viven, utilizando la crítica y la ironía.

La muestra, que se abre este viernes y podrá visitarse hasta el 13 de septiembre, reúne a 33 artistas, nacionales e internacionales, presentes en la colección del CAAC. "Un centro que nació en 1990 con 180 obras y que actualmente cuenta con 3.200 piezas, fruto de las adquisiciones, donaciones y depósitos. El CAAC ha ido creciendo hasta alcanzar, el año pasado, las 175.000 visitas; pero ahora ha llegado a un punto de inflexión donde tenemos que aprender de los errores y los éxitos para seguir mejorando", apuntó este jueves María del Mar Alfaro, la secretaria general de Cultura de la Junta. Alfaro aboga por un "cambio de modelo" para financiar el CAAC. "Tenemos que buscar nuevas fórmulas de gestión en las que la sociedad participe en la financiación a través de la futura ley de mecenazgo", añade Alfaro.

El presupuesto del centro ha ido disminuyendo desde el estallido de la crisis económica hasta llegar en 2015 a los 3,1 millones de euros; menos que cuando nació hace 25 años. De esa cantidad, 1,8 millones se destinan a personal, un millón al mantenimiento de las 24 hectáreas que tiene el conjunto de la Cartuja de Santa María de las Cuevas y tan solo quedan 300.000 euros para adquisiciones y programación.

Parte del tríptico 'Autorretrato del artista como artista', de Curro González. ampliar foto
Parte del tríptico 'Autorretrato del artista como artista', de Curro González.

"No ver, no oír y callar intenta reflejar lo que ha ocurrido en el arte en estos últimos 25 años. Comienza en los noventa, una época en la que parece que a los artistas se les pedía precisamente eso, que permanecieran ajenos y mudos ante la realidad; pero como los creadores son unos desobedientes no lo hicieron", comenta Juan Antonio Álvarez Reyes, director del CAAC. "Los autorretratos no responden a una actitud narcisista, sino que se trata de rebuscar qué es lo que hay dentro de uno mismo que guarda relación con los demás", comenta Curro González.

En la sección que abre la muestra, en la que el arte habla del arte, se exhiben también junto a las obras de Curro González, una de las piezas que Rogelio López Cuenca realizó para la Exposición Universal de 1992 que simula señalética urbana y en la que el artista se apropia del famoso interrogante ¿Para qué poetas en tiempos de miseria?, del autor alemán Hölderlin.

El papel del artista como elemento crítico de la sociedad se desarrolla también en trabajos de Ángeles Agrela y Chema Cobo con sus Jokers, que presenta como el álter ego del artista, que es un personaje marginal: artistas, bufones, rebeldes.

Obras de artistas andaluces como Rafael Agredano, Pilar Albarracín, Pepe Espaliú, Guillermo Pérez Villalta, María Cañas o Manolo Quejido conviven con creaciones coetáneas de artistas internacionales como Louise Bourgeois, de quien pueden verse dibujos de Arco de histeria, o la serie de fotografías de Carrie Mae Weems titulada Portfolio de mesa de cocina. Ambos trabajos dentro de la sección Feminismos.

Las 90 obras de la muestra están estructuradas también en torno a cuestiones identitarias, sociales, culturas o sexuales partiendo siempre del arte que se ha producido en Andalucía en los últimos 25 años, pero en un contexto internacional.