Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez dice que la fortuna de Pujol puede proceder de “abusos” del cargo

La magistrada pide por segunda vez a Andorra información bancaria de la familia

Declaración judicial de Jordi Pujol.

La juez de Barcelona que investiga de dónde procede la fortuna de Jordi Pujol y su familia intenta convencer a las autoridades de Andorra para que le ayuden a desvelar el misterio. La magistrada no acaba de creerse la versión del expresidente catalán —un legado de su padre Florenci, que había hecho mucho dinero con el cambio de divisas— y ha expresado, a menudo, sus sospechas de que tras el dinero oculto al fisco se esconde una actividad ilícita. Ante la Batllia (los juzgados de instrucción andorranos) ha reafirmado sus dudas con más contundencia: los fondos “pudieran proceder de abusos en la alta función pública desempeñada por Jordi Pujol”, quien, recuerda, fue “máximo responsable de la Administración autonómica catalana durante más de 20 años”.

Las sospechas de corrupción política no se basan en nuevos indicios que obren en la causa, sino en los ya conocidos; sobre todo, la ausencia de documentos que justifiquen la existencia de ese legado. La juez urge a Andorra para que le remita información sobre posibles cuentas de los Pujol en ese país, una medida que ve “imprescindible” para alcanzar la verdad del caso. Sostiene que hay indicios de que los Pujol pudieron cometer un delito de fraude fiscal y otro de blanqueo de capitales procedentes de la corrupción política, un requisito imprescindible para que las autoridades andorranas accedan a colaborar. La primera comisión rogatoria, el pasado agosto, ya fue desestimada por falta de indicios.

El dinero permaneció oculto “durante la vida política activa” del expresidente

La juez exige información sobre cuentas y movimientos bancarios de los imputados en la causa —Pujol y su esposa, Marta Ferrusola, además de cuatro de sus hijos: Marta, Mireia, Pere y Jordi— en Andbank y Banca Privada de Andorra. Desde este último banco, los Pujol regularizaron 3,8 millones de euros el verano del año pasado. Días después, el expresidente catalán confesó que habían mantenido el dinero oculto a Hacienda durante 34 años. “Gran parte” de ese tiempo, recuerda la juez, “transcurrió durante la vida política activa” de Pujol, que presidió la Generalitat entre 1980 y 2003.

Pujol ha tenido la oportunidad de “acreditar la alegada herencia” de su padre, pero no lo ha hecho. Según su versión y la del resto de la familia, Florenci Pujol dejó una cantidad de dinero —el equivalente en dólares a 840.000 euros— a su nuera y a sus siete nietos por temor a que la carrera política de su hijo les dejara en la ruina. La falta de colaboración de los Pujol, en cualquier caso, lleva a la juez a pensar que “pudiera haber un entramado financiero creado por el ámbito familiar con el propósito de encubrir el origen delictivo del dinero”. El único medio para avanzar en esa hipótesis, añade, es “aclarar todo lo relativo a esos fondos en el extranjero”. “No puede descartarse”, indica la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, que los Pujol “puedan también tener cuentas en otros países”.

La petición incluye identificar cualquier cuenta (y toda su documentación) vinculada a los Pujol imputados en esa causa para saber si existen otras cuentas, así como los extractos de la que mantuvieron abierta en la Banca Privada de Andorra. La pelota está ahora en el tejado de Andorra y también, en el de Jordi Pujol Ferrusola, que el próximo jueves declara como imputado. Júnior gestionó la supuesta herencia a principios de los 90 y podría aportar nuevos datos sobre cómo distribuyó e hizo crecer los fondos.

Más información