Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense anima a protestar contra el Gobierno

La universidad publicita que algunas clases se impartirán en la calle hoy y mañana

Clase de Derecho en Sol, en noviembre de 2012, como protesta.
Clase de Derecho en Sol, en noviembre de 2012, como protesta.

La tensión entre el Partido Popular y José Carrillo, rector de la Complutense —la universidad presencial más grande de España con 81.000 alumnos— no cesa. Tras un tira y afloja por la convocatoria electoral, ahora Carrillo anima a sus estudiantes a participar en la reivindicación del movimiento La Uni en la Calle. Algunos de sus profesores partirán hoy sus lecciones en los jardines del campus y mañana en “puntos estrtégicos” (Puerta del Sol, Tirso de Molina y la plaza de Ópera). Se quiere así “protestar por el Decreto 3+2 del Ministerio de Educación [tres años de grado y dos de posgrado], los precios de las tasas y el estrangulamiento económico de la Universidad Pública”, según la nota de prensa de la Complutense

Los convocantes son la coordinadora interuniversitaria La Uni en la calle y varias asambleas estudiantiles de TomalaFacul, pero el rectorado, a mes y medio de las elecciones a rector, moviliza al alumnado como si también lo fuese. Para ello se vale desde ayer para difundir la propuesta del Facebook oficial de la universidad y de su cuenta de Twitter —que cuenta con 39.500 seguidores—, además de la portada de su página web universitaria.

Fuentes del rectorado afirman que ellos solo “transmiten” lo que dicen los convocantes. En 2012, cuando se convocó por primera vez, la reivindicación fue vista con buenos ojos por el rectorado, que permitió que se difundiese a través del correo interno de la Complutense. Pero no promocionó la convocatoria.

La apuesta de la Complutense por la Uni en la calle no es habitual. Aunque los rectores —con Carrillo entre ellos— han mostrado en público su gran descontento con los recortes del ministro José Ignacio Wert e, incluso, llegaron a plantarle en una reunión en mayo de 2012, no se suelen implicar abiertamente en las movilizaciones. Las manifestaciones de la marea verde no las encabezan como cargos públicos y en las huelgas —masivas en sus inicios en los campus con las subidas de tasas (hasta del 67% en Madrid) y el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca— se informa a los medios de su seguimiento, pero no en los prolegómenos.

La Complutense enumera la ubicación de las clases, apunta que “es posible que haya algún cambio de última hora (se está tratando de resolver algunos problemas con la Delegación de Gobierno)” y redirige a una página web en la que se informa puntualmente de los cambios en el programa. La delegada, Cristina Cifuentes, ya ha dado permiso para que se concentren hasta 150 alumnos sin obstaculizar el tráfico.

El 26 de febrero, el Consejo de Gobierno echó para atrás la modificación de dos artículos de los estatutos de la Complutense, pues consideró que la reforma debía de ser integral. El rectorado lo interpretó como la paralización de sus elecciones y presentó un recurso de amparo en el Tribunal Superior de Justicia y celebrando una rueda de prensa en la que Carrillo denunció “presiones políticas” por el caso Monedero. El número tres de Podemos facturó 425.000 euros a Gobiernos latinoamericanos sin conocimiento de Ciencias Políticas, facultad en la que tenía dedicación exclusiva.

Carrillo llegó a afirmar: “Puede que no les interese que yo gane las elecciones dos o tres semanas antes de las elecciones municipales y autonómicas [24 de mayo]”.

Finalmente, la tensión se aflojó y la primera ronda de los comicios tendrá lugar el 5 de mayo. Carrillo compite contra cuatro candidatos, entre ellos Federico Morán, exsecretario de Estado de Universidades con Wert.

15 puntos estratégicos

Además de las clases callejeras de la Complutense, anticipo de la huelga estudiantil del día 24 por el cambio en los planes de estudios (grados de tres años y másteres de dos), la Autónoma celebrará varias en su recinto.

Juan Varela-Portas, uno de los organizadores de la Complutense, afirma que habrá 15 clases en tres plazas (Tirso, Sol y Ópera) y no más “porque no tenemos capacidad de organización. Luego algunos profesores y alumnos se han organizado para que las clases sean mañana [por hoy] fuera”, continúa. Además, un profesor de Ciencias de la Información disertará en el recorrido bajo el título: Un paseo por la Ciudad Universitaria: arquitectura, estética y cine.

En noviembre de 2012, la primera vez que se convocó una protesta similar, participaron docentes de tres universidades madrileñas, entre ellos —en Sol— Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencias Políticas. Setenta docentes de la Complutense se sumaron a la iniciativa.

La siguiente vez, en mayo de 2013, las clases se mudaron a la calle en todo el país. Juan Pablo Wert, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Castilla-La Mancha y hermano del ministro de Educación José Ignacio Wert, impartió clase en la calle en Ciudad Real.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram