Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de ciclistas diarios se mantiene estable

Cada día 450.000 catalanes se desplazan a pedales, la misma cifra que en 2011, según el Barómetro de la Bici

Una ciclista espera a que el semáforo se ponga en verde.
Una ciclista espera a que el semáforo se ponga en verde.

Al contrario de lo que pueda parecer si uno vive en una gran ciudad, los ciclistas que utilizan la bicicleta a diario se mantienen estables desde 2011: son el 7,3% de la población, 450.000 personas, tantas como usuarios tiene la red de cercanías. El porcentaje aumenta en Barcelona hasta el 11,5%, pero también se mantiene estable desde hace años. Son datos del Barómetro de la Bicicleta hecho público hoy por el departamento de Territorio de la Generalitat y que el Bicicleta Club de Catalunya (BACC), pone en cuestión.

El director general de Infraestructuras de Movilidad Terrestre, Xavier Flores, ha asegurado que la estabilidad en la cifra de ciclistas diarios no es negativa, "porque la movilidad cotidiana ha caído en general" durante los años de la crisis, sobre todo en el caso del vehículo privado, que llegó a desplomarse un 15%. El Barómetro es una encuesta telefónica a 600 personas con un margen de error del 4,1%, ha añadido.

Más que incidir en el hecho de que el uso de la bici no crece, Flores ha celebrado que el número de ciudadanos que la utilizan a diario se ha doblado desde 2006. Y ha mantenido que, pese al frenazo actual, los 450.000 ciclistas diarios actuales "no suponen haber tocado techo, ni mucho menos". "Las bicicletas no son para el verano", ha bromeado aludiendo al título de la película.

Curiosidades del barómetro

El 63% de los catalanes tiene bicicleta. El 66,3% son BTT, bicis de montaña. En Barcelona, la mitad son bicis urbanas.

Un 9,7% de los encuestados confiesa que no sabe ir en bici. Son básicamente personas mayores.

De los que no la usan, un 7% dice que es por pereza y un 2,2% porque cansa.

Un 9,7% de los que tienen bici se gastaron más de mil euros en ella.

El 75% de catalanes tiene una bici en casa. La media es de 2,1 por hogar, pero un 5,5% de viviendas tiene cinco o más bicis.

Entre los ciclistas urbanos, el 26,8% pasa semáforos en rojo. Y solo el 30,4% usa el casco.

Desde el Bicicleta Club de Catalunya (BACC), fuentes de sus servicios técnicos apuntan que la cifra de 450.000 usuarios diarios es "poco aproximada a la realidad, porque tanto en número de ciclistas que pueden verse en calles y carreteras como en ventas, indican que ha habido un claro incremento en los últimos años". "O eran incorrectas en barómetros anteriores o lo son las actuales", afirman desde la entidad.

Las tres principales razones por las que los ciclistas se desplazan en bici son, según la encuesta, la salud, la movilidad sostenible y la economía. En cambio, entre las desventajas, subrayan que lo consideran peligroso y que hay pocas facilidades para transitar con facilidad. El perfil del usuario más asiduo a los pedales es un hombre joven y con formación universitaria.

La encuesta también pregunta a quienes no van en bici el porqué: los motivos son varios, pero el principal, no tener bicicleta, preferir otros medios para desplazarse o no tener tiempo. También hay a quien no le gusta, prefiere caminar, se ve mayor o no está en forma. Entre los que sí la utilizan, en general, el paseo o el ocio son el uso más habitual de las dos ruedas: un 36% de los ciclistas la usa para hacer deporte (mucho más BTT que carretera), el 27,3% para desplazamientos cotidianos y el 12,7% para viajar.

En Barcelona, el 48,1% de los usuarios de bici la utilizan para desplazarse en su día a día. La encuesta revela las dos principales dificultades que encuentran los ciclistas urbanos al moverse por la ciudad son la interacción con el tráfico motorizado (43,5%) y la falta de espacio seguro (36,%), aparte del riesgo de robo. El estudio también alerta de que más de una cuarta parte de los que pedalean por ciudad (26,8%) no siempre para ante un semáforo rojo; y que el 30% no utiliza. Respecto al casco, son minoría quienes lo utilizan en ciudad: el 30,4%. Y, ojo, entre los ciclistas de carretera, el 26% confiesa que no se lo pone nunca.

Respecto a las cifras de Barcelona, desde el BACC subrayan que el uso en la capital que arroja el Barómetro se contradice con las cifras que proporciona el Ayuntamiento. "La Generalitat contabiliza un mayor uso en general en toda Cataluña que el Ayuntamiento de Barcelona en sus propias calles, que son una zona mucho más bike-friendly que la comunidad en general", apuntan. Y, de nuevo, se muestran convencidos de que "los dos datos sean incorrectos".