Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La operación de la torre Deutsche Bank da 27 millones a su promotor

El valor del techo edificable pasará de 21,8 millones de euros a 58,54 millones de euros

El fondo de inversión KKH Property Investors se apuntará unas plusvalías urbanísticas de 27,1 millones de euros gracias al plan urbanístico que le permitirá derruir la actual torre Deutsche Bank y levantar un nuevo edificio de hasta 98 metros que albergará un hotel de lujo de la cadena Four Seasons. Así figura en la documentación elaborada por el Ayuntamiento de Barcelona con la que se modificará el Plan General Metropolitano (PGM), en la que se detalla que el valor de la superficie edificable que se incorporará al proyecto es ahora de 21,89 millones de euros, mientras que cuando se acabe toda la tramitación será de 58 millones de euros. Es decir, una vez se apruebe la modificación del PGM, los terrenos en la confluencia del paseo de Gràcia y la avenida Diagonal valdrán 36,6 millones.

A esta cantidad se le tendrían que reducir 5,5 millones por el aumento de aprovechamiento urbanístico y otros 4 millones por la monetización de las zonas verdes que no se podrán crear. KKH ganará en total 27,1 millones de euros.

El pelotazo podría ser incluso superior, ya que el informe valora los 19.000 metros cuadrados del futuro hotel como si fueran de vivienda, lo que supone aplicar un precio inferior al que en realidad se tendría que estimar para un negocio hotelero de lujo. La operación es compleja, ya que KKH ha tenido que buscar derechos de edificabilidad en otros puntos de Barcelona para ganar techo construible para la torre que el fondo compró por 90 millones. Tiene una opción de compra por diez millones para adquirir el antiguo taller de la familia Masriera en la calle Bailén 72 y adquirió por otro millón de euros los derechos de urbanización de un local de los Lluïsos de Gràcia.

CiU y PP, quienes han sacado adelante la operación, defienden que la operación beneficia a todo el mundo. A Els Lluïsos les da oxígeno financiero, el Ayuntamiento gana como equipamiento el templete de la calle Bailén y Barcelona gana un nuevo hotel para su actividad turística.

El Ayuntamiento dio ayer el primer paso para aprobar la operación. Con los votos a favor de CiU y PP, la Comisión de Hábitat Urbano dio luz verde al cambio de PGM necesario para construir el nuevo hotel. ICV-EUiA y PSC votaron en contra, mientras que UpB se abstuvo, aunque su líder, Jordi Portabella, matizó que presentarán enmiendas.

La regidora socialista Assumpta Escarp reprochó al Gobierno municipal las plusvalías que obtendrá el grupo inversor. Escarp recordó a las dos formaciones que votaron a favor del proyecto que en la ciudad “ya se están construyendo hoteles, no hace falta cambiar el PGM para levantar otro”.

Janet Sanz, regidora ecosocialista, vinculó la operación con la especulación inmobiliaria: “Van a mover edificabilidad de un lugar que tiene un precio a otro en el que el valor es mucho más alto”.