Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El premio Broseta, “bálsamo” para los Hospitalarios contra el ébola

El hijo del profesor asesinado por ETA se solidariza con las víctimas de París en el homenaje a su padre

Fabra entrega el premio ' Convivencia a la Orden Hospitalaria San Juan de Dios La Orden Hospitalaria
Fabra entrega el premio ' Convivencia a la Orden Hospitalaria San Juan de Dios La Orden Hospitalaria

Para la Orden San Juan de Dios, el Premio Convivencia de la Fundación Manuel Broseta, ha sido como "bálsamo reparador del duelo por las pérdidas" de miembros y colaboradores de la orden debido al ébola. También, "impulso de nuevas energías" en su labor de apoyo a los más vulnerables, según ha afirmado el hermano de esta orden José Luis Fonseca, en la recogida del premio. 

El galardón le ha sido concedido a esta congregación religiosa por su atención a enfermos de ébola, en un acto celebrado en el Palau de la Generalitat.

El acto ha estado presidido por el presidente Alberto Fabra, y el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, quien ha ejercido de presidente del jurado de la vigésimo tercera edición de unos galardones, dotados con 120.000 euros, y que defienden la libertad y la tolerancia.

23 años de un asesinato en el campus

El rector de la Universitat, esteban Morcillo, y el hijo de Manuel Broseta, en el homenaje a éste.
El rector de la Universitat, esteban Morcillo, y el hijo de Manuel Broseta, en el homenaje a éste.

EL PAÍS

El XXIII Homenaje al profesor Manuel Broseta, asesinado por ETA en 1992, se ha solidarizado este jueves con las 17 víctimas de los atentados en París, y en él, su hijo Pablo Broseta ha instado a "aprovechar la especial sensibilidad" ante lo ocurrido para "ser conscientes de esa actitud de repulsa y no someternos al terror y a intolerancia".

Así lo ha expresado a los medios momentos poco antes de la ofrenda floral en la que los asistentes han guardado un minuto de silencio y han depositado rosas y claveles ante el monumento conmemorativo dedicado al docente, una columna idéntica a las del Claustre del edificio histórico de La Nau de la Universitat de València, que se erige en el punto donde fue asesinado hace 23 años cuando se dirigía a impartir una clase en la facultad.

En su discurso Pablo Broseta ha incidido en la importancia de aprovechar la "especial sensibilidad en estos días" para ser "conscientes de lo que significa el chantaje, la amenaza y el terror de la sinrazón" así como para mantener "empatía con las víctimas, con las familias y con sus amigos".

La labor de la orden hospitalaria San Juan de Dios se dio a conocer el pasado verano, tras la repatriación de dos de sus misioneros, Miguel Pajares y Manuel García Viejo, contagiados por ébola en Liberia y Sierra Leona y fallecidos poco después en un centro hospitalario de España.

Sin embargo, Fonseca ha destacado que la orden ha perdido por esta enfermedad a otros dos hermanos africanos, así como a 12 colaboradores nativos en centros de Liberia y Sierra Leona.

Ha afirmado que junto con el sentimiento de pérdida, los integrantes de esta congregación tienen "un sentimiento de orgullo de pertenencia" a una orden donde existen personas que han arriesgado su vida por salvar las de otros.

Miguel y Manuel, ha dicho, eran personas "sencillas y vocacionales", como el resto de misioneros y colaboradores de la orden, que entendieron que "la vida se gana dándola en servicio a los demás".

Ha asegurado que este premio les vendrá "muy bien a modo de bálsamo reparador del duelo por las pérdidas" que han sufrido durante el año pasado, pero también como "impulsor de nuevas energías" en su tarea de trabajar por una sociedad "más justa y solidaria".

El presidente del Tribunal Constitucional ha calificado de "justísima" la concesión de este premio y ha considerado que la sociedad debe aprender de la generosa entrega de los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo y de cómo dedicaron su vida a atender "a los más vulnerables sin esperar" nada a cambio.

"Una generosidad y un altruismo que contrasta con el individualismo y el afán de enriquecimiento que caracterizan a la sociedad actual", ha destacado Pérez de los Cobos, quien ha hecho extensivo el galardón concedido a otras organizaciones, entre las que ha citado Médicos Sin Fronteras o Cruz Roja.

En el acto también ha habido un recuerdo por las víctimas de los atentados contra el semanario "Charlie Hebdo" en París, de los que el presidente del Tribunal Constitucional ha dicho que han puesto de máxima actualidad los valores que la Fundación Manuel Broseta quiere perpetuar a través de la entrega de estos galardones.

El presidente de la Generalitat se ha referido a estos hechos al reivindicar "con más fuerza si cabe" los valores que representa este premio tras los atentados de París, y ha destacado la importancia de construir entre todos "una sociedad más justa, más libre y más humana".

Fabra ha señalado que, con este reconocimiento, el jurado ha distinguido "el trabajo callado y diario de mucha gente" y ha valorado la entrega silenciosa y generosa de esta congregación, especialmente en su lucha contra el ébola "sin importarles poner en riesgo sus vidas para salvar a los demás y atender a los enfermos".

Para Fabra, la Fundación Manuel Broseta ha dado una gran lección con este premio, pues "nos ha hecho volver nuestra mirada hacia los que más sufren y centrar nuestra atención, por encima de lo urgente o accesorio, en lo que verdaderamente es importante, la vida de las personas".

"No podemos conformarnos con aceptar pasivamente la desigualdad, la discriminación o la injusticia. Todos los gestos son válidos para luchar por un mundo más humano y por una sociedad más cohesionada", ha defendido el president.