Urgencias saturadas y falta de camas en varios hospitales

La población asignada a La Fe aumenta este mes en 82.000 personas, justo en el momento de mayor presión asistencial También se han registrado problemas en el General de Valencia, el Clínico o La Ribera

No parece lo más aconsejable cambiar el mapa sanitario y aumentar en 82.000 las personas asignadas al hospital La Fe de Valencia en el momento de mayor presión asistencial del año, en el mes de enero, coincidiendo con el agravamiento de las patologías asociadas al frío; y sin aumentar la dotación de recursos para absorber esta medida. El resultado de ello es la saturación del servicio de urgencias que se está dando en los últimos días en el mayor hospital de la Comunidad Valenciana y la falta de camas para ingresar a los pacientes.

A pesar de las especiales circunstancias que se dan el La Fe, otros hospitales valencianos como el Clínico o General, ambos en Valencia, o el centro de La Ribera en Alzira también están sufriendo problemas por el aumento en la afluencia de pacientes, como admite la consejería de Sanidad.

Fuentes del departamento que dirige Manuel Llombart han trasladado este miércoles a EL PAÍS que está previsto que a lo largo del día de hoy ingresen en las habitaciones los pacientes pendientes de asignarles, que se encuentran en el área de observación y urgencias de La Fe, "no en pasillos".

En el hospital General se ha habilitado una cama extra en habitaciones de dos pacientes para absorber el aumento de demanda asistencial. Una portavoz de este centro explica que más que un aumento de afluencia de personas en el servicio de urgencias lo que se está produciendo es un incremento del porcentaje de personas que, tras ser valoradas en este servicio, son ingresadas. De esta forma, se han preparado las 43 camas que el hospital tiene como comodín para complementar las 504 con las que cuenta el centro.

En el hospital Clínico de Valencia, "el lunes y martes se registraron más urgencias que la media habitual", indican fuentes oficiales de la consejería, que añaden que, a pesar de que el martes se estabilizaron "un poco", las atenciones en urgencias, "la actividad sigue siendo alta en cuanto a ingresos".

También el hospital de La Ribera, público de gestión privada, ha tendido que incluir camas extra. En este caso, al estar diseñado el centro para albergar habitaciones individuales, se han dispuesto dos camas por habitación, en lugar de las tres de otros centros. "Es cierto que se está tardando más tiempo que el habitual en ingresar a los pacientes que entran por las puertas de urgencias, pero están siendo todos atendidos en urgencias y la sala de observación", explica un portavoz del centro.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción