Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias buscará un pacto para seguir gobernando Barcelona

El alcalde pide apoyos para "consolidar" su proyecto de ciudad

Xavier Trias, ayer en la plaza Sant Jaume.
Xavier Trias, ayer en la plaza Sant Jaume.

Si se miran las cuatro conferencias del mandato del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, en el Colegio de Periodistas, el resultado es casi capicúa. En 2012 aseguró que sería el alcalde de las personas. En 2013, imploró apoyos para aprobar el presupuesto en minoría. El año pasado, las cuestiones sociales volvieron a centrar su intervención.

Y ayer, los 45 minutos de discurso los centraron de nuevo su apuesta por “la ciudad del sueño social” y la constatación de que gobernar con solo 14 concejales (de un plenario de 41) “ha ido bien pero no ha sido fácil” y que busca socios para seguir al frente del Ayuntamiento para “consolidar su proyecto”. Hace falta, dijo “un gobierno fuerte, con las ideas claras, coherentes y abierto al pacto, con capacidad de negociación con todo el mundo”. “Será necesario gobernar con más concejales para afrontar los retos de futuro y las nuevas necesidades sociales de Barcelona”, remachó y vaticinó que si hay más grupos municipales, por la irrupción de nuevas formaciones, “será más fácil”.

Quienes ayer esperaban un gran anuncio que lanzara la campaña de Trias en vistas al 24 mayo, se quedaron con las ganas. El alcalde hizo balance del mandato, aseguró que su prioridades son el empleo y las personas, y comenzó precisamente agradeciendo su apoyo a PP, ERC y PSC por haber pactado. Entre las asignaturas pendientes, citó la Sagrera, el metro al aeropuerto, la línea 9 del metro, reformar el Morrot, extender la Diagonal, el Besòs hacia Montcada o el parque dels Tres Turons.

El alcalde se mostró “optimista” al frente de una “ciudad de las personas” donde persigue “que todo el mundo tenga las mejores oportunidades”. “Las desigualdades no solo se combaten con palabras, sino con políticas de equidad”, afirmó en referencia a la creciente brecha social. Trias presumió de haber aumentado el gasto social en un 40% —de gastar más donde es más necesario, con Nou Barris en la cabeza— y no recortar estas partidas, de tener un ayuntamiento saneado y de haber dado “estabilidad” a la ciudad.

Trias se congratuló de una ciudad con una economía diversificada; de haber defendido el comercio; de estar trabajando “por un nuevo modelo de gestión turística”; de impulsar nuevos sectores y de “reindustrializar los barrios”; de apoyar la educación y la cultura, de invertir en transporte y de tener 431 obras en marcha en toda la ciudad.