Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía pide que el uso permanente de Morón se traduzca en empleo

La empresa de los servicios de mantenimiento ha aplicado tres ERE en cuatro años

Dos aviones en la base aérea de Morón (Sevilla). Ampliar foto
Dos aviones en la base aérea de Morón (Sevilla).

La intención de Estados Unidos de convertir Morón de la Frontera (Sevilla) en la base permanente de su fuerza para África ha obtenido este lunes una respuesta al unísono por parte de Administraciones y trabajadores. Además de reclamar más información sobre esta solicitud —el PSOE ha pedido incluso la comparecencia en el Congreso del ministro de Defensa—, tanto el Gobierno andaluz como los alcaldes de la comarca y los empleados del recinto han exigido que el estacionamiento definitivo de las tropas, con su consiguiente ampliación, se traduzca en puestos de trabajo. "Si hay un mayor uso de nuestro espacio, lo más lógico es que haya más empleo", apunta el alcalde de Morón, el socialista Juan Manuel Rodríguez.

Las palabras en defensa del empleo han llegado desde todos los frentes. "No voy a invadir nunca competencias que no son mías. Lo que sí voy a pedir es sensibilidad con los municipios que se ven directamente afectados con esa base y que si se produce una renovación de las condiciones se tienen que tener en cuenta los problemas que hemos tenido de estabilidad en el empleo”, ha señalado la presidenta de la Junta, Susana Díaz. "El asentamiento definitivo de las tropas en la base debe venir acompañado de estabilidad para los trabajadores", ha reclamado el portavoz del comité de empresa, Javier Domínguez. En los últimos cuatro años, la empresa encargada de los servicios de mantenimiento de la base Vinnell-Brown & Root Spain (VBR) ha aplicado tres expedientes de regulación de empleo, con los que la plantilla ha pasado de 594 trabajadores a 310.

Según adelantó este lunes EL PAÍS, la intención del Gobierno de EE UU es pasar de los 850 militares desplegados actualmente en el recinto sevillano a varios miles, en torno a 3.000. Una mayor actividad que, para los trabajadores, no es garantía de empleo. "El ejemplo más claro lo vivimos hace unos meses. Pese al aumento de trabajo debido a la llegada en marzo del primer contingente, la empresa despidió a 55 trabajadores", explica Domínguez, quien recuerda que estos empleados fueron sustituidos por militares. "¿Quién nos asegura que la empresa no va a seguir militarizando los servicios?", se pregunta el responsable de los trabajadores. "Esta nueva situación debe suponer empleo digno en la base, debe alejar las sombras de nuevos ERE", añade Juan Manuel Rodríguez.

La conversión de este despliegue en definitivo obliga a reformar el convenio bilateral entre España y EE UU que regula el uso de las bases, un procedimiento que los trabajadores consideran crucial. "Con la reforma del convenio, el Gobierno va a tener la oportunidad para que también se incluyan las contraprestaciones en materia de empleo por el uso permanente de la base", indica Domínguez. "Lo ideal sería que se les incluyeran como personal laboral de la base, como ocurre en la de Rota, pero esto ya nos comentó el ministro que era muy difícil", agrega.  "El Gobierno debe proteger a los trabajadores, ofrecer lealtad e información a los municipios implicados e impedir los despidos y que se readmitan a los despedidos", apunta el secretario de Empleo del PSOE de Sevilla y alcalde de El Viso del Alcor, Manuel García Benítez.

Por último, el alcalde de Morón también ha hecho hincapié en la necesidad de que el Gobierno central explique en qué va a cambiar el funcionamiento de la base. "Se va a producir un cambio de uso que debe ser explicado en aspectos tan importantes como la seguridad", apunta el primer edil.

Más información