Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión del ‘caso Pujol’ añade incertidumbre al calendario electoral

El PP se queja de que Mas no comparezca en el Parlament y lo hagan sus ministros

Jordi Pujol, en su comparecencia en el Parlament del pasado septiembre.
Jordi Pujol, en su comparecencia en el Parlament del pasado septiembre.

La negociación entre Artur Mas y Oriol Junqueras para desencallar el proceso soberanista no es lo único que mantiene en vilo a los partidos políticos catalanes. La comisión de investigación del caso Pujol que ha echado a andar en el Parlament tiene previsto coger velocidad de crucero justo después de las vacaciones de Navidad siempre que el presidente de la Generalitat no convoque antes las elecciones. Los partidos de la oposición insisten en que Artur Mas lo tendrá difícil para mantener viva la legislatura con la “bomba de relojería” que la comisión de investigación supone para Convergència.

“Cada semana que pase Mas sin convocar elecciones habrá nuevos indicios de malas prácticas y de corrupción en el entorno de Convergència”, asegura un dirigente de Iniciativa per Catalunya. El presidente de la comisión y diputado de la CUP, David Fernández, ha diseñado un plan de comparecencias que, en una primera fase, llega hasta las elecciones municipales de mayo. Cada semana, o a lo sumo cada quince días, numerosos testigos vinculados al caso Pujol o a otras eventuales irregularidades añadirán presión a los tres partidos que más castigados aparecen en las encuestas: Convergència i Unió, PSC, Y PP. Y eso que el líder de CiU, Artur Mas, se ha escapado de comparecer gracias al apoyo de ERC.

Las comparecencias se han estructurado por bloques temáticos. La familia Pujol, con el patriarca al frente, comparecerá en las sesiones del 23 de febrero, 2 y 9 de marzo. Previamente, el 16 de enero, habrán comparecido hasta cuatro periodistas que han escrito libros sobre el ex presidente catalán y el 26 de enero lo harán responsables de bancos andorranos y el 2 de febrero lo harán varios responsables de la agencia tributaria.

El PSC y el PP también sufrirán las consecuencias de la comisión de investigación, y lo harán en plena campaña electoral de las elecciones municipales. El 4 de mayo están llamados a comparecer los protagonistas del caso Método 3 de presunto espionaje político. Se trata del exdirigente socialista José Zaragoza, de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho y la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez.

El malestar por la negativa de CiU y ERC a que comparezca también Artur Mas crece día a día. Ayer se quejó de ello uno de los llamados a comparecer el 13 de abril: el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. En su opinión la incomparecencia de Mas es “una falta de respeto”. En declaraciones a Ràdio 4, Fernández Díaz subrayó que “si no respetas no puedes esperar que te respeten y que se convoque a ministros y no a Artur Mas, no es respetar al Parlament”, dijo. Lo que no quiso aclarar el ministro es si acudirá al Parlament o intentará evitarlo como Artur Mas o como Alicia Sánchez-Camacho.