Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ley de extranjería

El Ararteko pide permisos de residencia y trabajo para inmigrantes

El defensor del pueblo vasco reclama una modificación en la legislación

El Ararteko, Iñigo Lamarca, ha reclamado este jueves una modificación de la Ley de Extranjería para que los inmigrantes tengan una autorización de residencia y trabajo que les permita progresar. El Defensor del Pueblo vasco ha hecho esta petición con motivo de la celebración del Día Internacional del Migrante, desde el convencimiento de que se deben respetar los derechos de todas las personas, con independencia de su origen.

Tras recordar las tragedias ocurridas nuevamente este año en Melilla y Lampedusa y denunciar que el mar Mediterráneo "se ha convertido en un cementerio de personas no identificadas", ha considerado que todas las administraciones tienen que poner fin a "tanta atrocidad". "Las personas inmigrantes deben disponer de una autorización de residencia y trabajo que les permita tener las mismas posibilidades para desarrollarse y progresar", ha destacado Lamarca en un comunicado, en el que pide adaptar la normativa de Extranjería.

Explica que, pese a la crisis y los recortes, los poderes públicos deben lograr el bienestar de toda la población sin que los inmigrantes sufran en mayor medida las restricciones presupuestarias. En este sentido, defiende que la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) debería llegar a todas las personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad. El Ararteko ha hecho también un llamamiento a perseguir los delitos de odio y raciales.

Al Ararteko se han unido voces como la de la Fundación Fernando Buesa, que destaca en otra nota de prensa que "la diversidad es un valor a preservar y no un problema" y expresa su preocupación por los "discursos excluyentes basados en estereotipos y prejuicios" que estigmatizan a los colectivos más desfavorecidos y que pueden llevar a expresiones de xenofobia y racismo.

La Fundación creada en memoria del dirigente socialista asesinado por ETA concluye que "la superación del miedo al diferente" y "una mirada sin prejuicios" permitirán lograr una sociedad "mucho más rica".