Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Bilbao

Más de 60 jóvenes multados por botellón harán trabajos comunitarios

El Ayuntamiento pone en marcha la segunda edición del programa Adiskidetuz

Un total de 64 jóvenes sancionados por el Ayuntamiento de Bilbao por practicar el botellón o comportarse de forma incívica efectuarán en los próximos meses trabajos en beneficio de la comunidad para conmutar las multas.

Los concejales de Seguridad Ciudadana y de Participación, Tomás del Hierro y Jone Unzueta, respectivamente, han informado este miércoles en rueda de prensa de la segunda edición del programa Adiskidetuz, puesto en marcha el pasado año por el consistorio bilbaíno para que jóvenes que han sido sancionados económicamente por infracciones leves a las ordenanzas municipales compensen las multas con trabajos comunitarios.

Los ediles del equipo de gobierno han expresado su "satisfacción" por los resultados de la primera edición del programa, proyectado para "reconducir las conductas" de los jóvenes sancionados por botellón o por gamberrismo, y han subrayado que "es la vía por la que hay que seguir".

Participar en campañas para concienciar de las consecuencias perjudiciales de sus actos, colaborar en el cuidado y disciplina de comedores escolares o acompañar a personas mayores son algunos de los trabajos en beneficio de la comunidad hechos por los jóvenes infractores.

A la primera edición del programa, desarrollada como experiencia piloto entre octubre de 2013 y marzo de 2014, se presentaron 62 jóvenes (47 hombres y 15 mujeres), 51 por sanciones de botellón y 11 por conductas incívicas, aunque lo completaron 50 de ellos y 12 lo abandonaron. De estos abandonos, siete personas no acudieron a las horas de formación previas, dos pagaron la multa por decisión propia, otras dos personas no pudieron ser localizadas y solo una no acudió al centro de trabajo asignado. "Quien abandona, paga", han señalado los responsables municipales.

Ya se ha puesto en marcha la segunda edición de Adiskidetuz, para la que se apuntaron 94 jóvenes, aunque algunos no cumplían los requisitos (por edad o por infracciones distintas) y el ayuntamiento ha admitido a 64 participantes, 28 multados por practicar botellón (23 hombres y 5 mujeres) y 36 por comportamientos incívicos (32 hombres y 4 mujeres).

Del Hierro ha explicado que el programa está pensado para jóvenes entre 18 y 25 años, al entender que "con más edad las conductas son más difíciles de revertir". Las sanciones económicas impuestas a estos jóvenes ronda una media de 200 euros y los participantes en el programa pueden realizar diariamente como máximo ocho horas de trabajos comunitarios, cada una de las cuales supone 10 euros de condenación de la deuda.

Los 50 jóvenes que completaron el programa el pasado año realizaron trabajos en el Centro Formativo de Otxarkoaga, Cruz Roja, DYA, el Instituto Foral de Asistencia Social, la Asociación Tendel, Solidaridad Internacional, la residencia Igurco y los colegios públicos Francisco de Goya-Lope de Vega y Miribilla. Este año se sumará a estas entidades la asociación Emaús.

Han detallado que para la segunda edición del programa, los participantes están recibiendo hoy una sesión formativa de dos horas, antes de asignárseles los trabajos correspondientes. "Las condiciones son serias y rigurosas. No somos tolerantes con la descortesía y con tomarse a chufla algo que es serio", ha señalado Unzueta.