Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declarado culpable el acusado de la muerte de un menor en una acequia

El hombre lanzó a la víctima a un canal como represalia por un robo

Al ver que no podía salvarle, se marchó dejándole en el agua

Un jurado popular ha declarado culpable a un hombre de homicidio a un chico de 17 años que falleció ahogado en una acequia de Torrent (Valencia), según ha informado este martes del Tribunal Superior de Justicia de Valencia. La víctima, que según explican las conclusiones del jurado había robado varios objetos al acusado, fue empujada por este a un canal de gran profundidad del que no pudo salir por no saber nadar. El jurado considera además culpables de omisión del deber de socorro a otros cuatro procesados que, según la fiscalía, presenciaron los hechos pero no intervinieron para salvar la vida del fallecido. El fiscal pide una pena de 12 años de prisión para el principal acusado y sendas multas de 2.700 euros para el resto.

Los hechos ocurrieron en febrero de 2012. El veredicto explica que la víctima había sustraído días antes "dos plantas de marihuana y otros efectos" al acusado, quien "decidió tomar represalias por ello". En la madrugada del día 6 de febrero, según las conclusiones del jurado, la víctima acudió a casa del acusado y ambos se dirigieron en coche junto a los demás a un tramo del canal hidrográfico del Júcar a la altura de Torrent. Una vez allí, acusado y víctima caminaron por el borde del canal hasta que, en un momento dado uno empujó al otro al canal, de ocho metros de anchura, 4,5 metros de altura y 2,5 metros de profundidad del agua. 

La víctima, de 17 años, nacida en Rumanía, y padre de dos hijos, cayó al agua y no pudo salir. El jurado explica en sus conclusiones que el acusado se reunió con el resto de compañeros y les contó lo sucedido. "Tras comprobar estos la situación" de la víctima, le "lanzaron una bufanda para que se cogiera a ella sin conseguir sacarle" y "decidieron marcharse rápidamente del lugar, sin prestar ni pedir ningún tipo de ayuda o asistencia" al ahora fallecido. Según el fiscal, le abandonaron "con vida y a sabiendas de que no podía salvarse por sí solo", y el joven falleció pocos minutos después por asfixia e hipotermia.

Su cadáver, que no presentaba signos de violencia, fue hallado días después en el canal, en el cruce de la carretera de Torrent con el municipio de Monserrat, a la altura del barrio de San Gregorio. El cuerpo se encontraba a tres metros de profundidad, atrapado en el fango, y precisó su rescate mediante el cabrestante del vehículo de los bomberos.