Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu fía la recuperación económica al nuevo plan de Ciencia y Tecnología

El Gobierno entiende que “ha sabido conectar” con las preocupaciones sociales

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el Parlamento vasco.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el Parlamento vasco. EFE

A Iñigo Urkullu le salen las cuentas. En su hoja de ruta de legislatura delimitó dos escenarios consecuentes que coinciden en el ecuador de su mandato con la superación del efecto devastador de la crisis y en los dos años siguientes con la apuesta por la reactivación económica. Bajo estas intencionadas coordenadas, el Gobierno vasco se siente “satisfecho” por la evolución del itinerario seguido y sobre todo, según afirman fuentes internas, por haber “sabido conectar” con las preocupaciones sociales.

Urkullu recuerda que “ya advirtió” de los “años duros” que significan los dos últimos ejercicios, en los que iba a “priorizar” la atención a los servicios públicos y a las medidas paliativas de la crisis. Sobre esta premisa, en el Gobierno vasco no dan importancia a las críticas de bajo perfil esgrimidas por la oposición. “Es lógico que lo digan, pero nuestra obligación ha sido atendr las necesidades de la gente, que estaban en dar salidas a los efectos de la crisis y no caer en los debates políticos”, señalan desde Lehendakaritza.

Incluso a los asesores de Urkullu no les molesta que se cuestione una preminencia más técnica que política en el Ejecutivo. “Se ha respondido a las necesidades de país donde a la gente le ha preocupado mucho más los efectos de la crisis que la apuesta por el autogobierno”, responden para justificar que “se ha sabido sintonizar con las necesidades básicas”.

Así las cosas, el lehendakari defiende que la aprobación del nuevo Plan de Ciencia y Tecnología sostendrá el proceso de recuperación económica en el País Vasco. Urkullu así lo ha desvelado en encuentros de proyección tecnológica. “Este plan y la apuesta por el empleo juvenil serán los ejes básicos de los dos próximos años en cuanto a la reactivación económica, además de una adaptación a la reindustrialización digital y a las salidas que proporcionará los nuevos planes de la Formación Profesional”, insisten desde el Gobierno vasco. “Se trata de un esfuerzo conjunto para mantener la apuesta por la modernización del país”, reiteran sus portavoces, conscientes de que cuestiones como “puertos, aeropuertos o el TAV” no dependen de su jurisdicción “pero estamos colaborando para su mejora”.

El Ejecutivo de Urkullu se siente muy cómodo con el PSE de socio

Esta apuesta por el Plan de Ciencia y Tecnología se debe enmarcar con preferencia entre los cinco ejes que Urkullu delineó en su investidura. Así, los nacionalistas quisieron fundamentar la apuesta de su vuelta al poder autonómico en el rigor económico como reacción a la crisis; la atención a los servicios públicos apuntalando la protección social; la planificación de planes estratégicos que consolidaran esta políticas públicas; la necesaria estabilidad institucional procurando los acuerdos presupuestarios en las principales instituciones; y el asentamiento de la paz y la convivencia a partir de la ausencia definitiva de la violencia de ETA.

En esta apuesta de intenciones, el PNV nunca incluyó el nuevo estatus político aunque figuraba en su programa electoral de las últimas elecciones autonómicas porque considera que este proyecto debe seguir su curso parlamentario, consciente, eso sí, de que dispondrá de un espacio propio en la recta final de la actual legislatura.

En el escenario político, el PNV se siente muy cómodo. Ha revalidado el acuerdo presupuestario con el PSE-EE, en el arco de un pacto de legislatura dotado con 6.500 millones, y así consolida con calculada voluntad “la distancia” con EH Bildu. “Por parte del Gobierno han quedado muy claras las diferencias que nos separan de la izquierda abertzale y desde un primer momento no se ha buscado otro socio porque hemos tenido clara la apuesta y el acuerdo con el PSE desde un principio”, subrayan en el entorno del lehendakari. Pero los nacionalistas quieren un mayor compromiso socialista en este acuerdo de voluntades que pasa necesariamente por el significativo entendimiento en la ponencia de Paz y Convivencia. “El PSE-EE tiene que dar un paso más”, desean desde Lehendakaritza.

Además, en el entorno del Gobierno se maneja con agrado el reconocimiento del eje político PNV-PSE hasta el punto de considerarlo “básico”. En la justificación de este entendimiento, un portavoz del Ejecutivo admite con soltura que “es el reflejo del acuerdo que siempre han tenido en los últimos 30 años estos dos partidos en los grandes temas con visión de país”.